Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

miércoles, 6 de marzo de 2013

Los entrañables hitos del recuerdo.


-Tras el Campeonato Autonómico de media maratón  de la Comunidad Valenciana 2013, todo un logro.




En mis estudios de psicología, en Turismo, Magisterio, Diplomatura de Psicología, Doctorado en Pedagogía, etc., me hablaban los profesores de esos "hitos del recuerdo", es decir, como mojones del camino, momentos especiales que nos sirven de epicentro de la memoria y de hilo conductor de nuestro pasado, reciente o lejano.

En mi ya dilatado discurrir, que el 10 de marzo ya alcanza los 69 calendarios, por decirlo de alguna manera, muchos son esos hitos, unos de la infancia, otros de la juventud, otros de la madurez y otros, muchos, de la senectud o edad provecta, que queda más "educado".

Son cientos y cientos los casos. Pero solo pondré algunos ejemplos.

En la etapa 0-7 años, cuando se entregó a cada alumno un ejemplar de la revista "Trampolín", en el Colegio de los Hermanos Marianistas de Tetuán.

En la etapa 8-10 años cuando un jueves, hacia las 13 horas, me dirigía, ya en el barrio de San Roque de Alcoy, a mi casa, en los bloques para funcionarios, detrás de la Parroquia de don Cirilo. El jueves por la tarde no había clase y marchaba contento por un descampado cercano a mi domicilio, junto a un terreno con cañas de maíz, porque esa tarde era de asueto. Mi colegio era el de Salesianos.

En mi período de estudios de Bachillerato Elemental, uno de los cientos de hitos fue una clase de gimnasia en el Zarandona de Murcia, con Honorio, o el camarada Honorio como gustaba le llamáramos, que  nos dio la clase con chaqueta y corbata. Él ordenaba los ejercicios y decía,  que "si la gimnasia es la madre de la salud,viva la tuberculosis". Se notaba que lo suyo era más bien la formación política que, junto a la gimnasia, formaba la extinta FEN. Eran otros tiempos,...

Durante el Bachillerto Superior, una imagen que nunca olvidaré era la salida, desde el segundo piso de la Academia de don Pedro García Ortega, de las clases de Matemáticas. Por la calle San Juan Bosco, hacia  Luceros y Soto, para nuestra casa, con mis amigos Belmonte (hoy un reconocido científico) y Vicedo. Dominábamos los números complejos.

Un largo período de cinco años, de preparación para academias militares y servicio militar. Academias  de don Rodrigo Fuentes, de don Arturo, de don Bernardo,  y Pastor, en alicante. Se me resistía el salto del caballo, en las pruebas físicas. Cuando llegaba a Zaragoza, cerraba los ojos y me lanzaba decidido a saltar el caballo, pues a la tercera intentona fallida te eliminaban. El salto de este aparato, me salía entonces de maravilla,..

El período de 20 a 23 años, fue el de los estudios de Turismo, en la Escuela de Turismo de la calle César Elguezábal de Alicante. Tres años de estudios de carrera y reválida en Madrid. Es curioso, pero uno de los recuerdos más intensos es el de los bocadillos de calamares que tomábamos en Madrid, y que estaban deliciosos, el día anterior a los exámenes de reválida de Turismo en la Escuela Oficial.

Y así podríamos continuar en sucesión casi interminable: Magisterio, profesor de la Aneja, doctorado en Pedagogía, Inspección Educativa y ya, en la jubilación, las actividades de carreras  a pie , en las que llevo la friolera de más de cuatrocientos cuarenta eventos competitivos.

Solo citaré un hito. En una de las ocasiones en que me desplacé a Madrid, para que el doctor Fernández Huerta me orientara en la tesis doctoral, fui a su domicilio madrileño y me encontré, al entrar, a dos mujeres iguales. Dijo el gran pedagogo:

-Moratinos, no es que veas doble, es que te ha recibido la hermana de mi mujer, pues son gemelas.

El doctor Fernández Huerta merece un homenaje. Siendo uno de los más grandes pedagogos que ha dado nuestro país, fue víctima  de envidias, y no se le ha dado la relevancia que merece. Falleció en 2005, y seguro que voy a escribir sobre su trayectoria, pues no puede pasar al olvido, por nuestro vicio nacional, ese gran genio.

Y en la etapa actual de carreras a pie, desde mi jubilacón o rondando la misma, a partir de 2005, lo que me motivó más,  fue el lograr en 2010, en Sevilla, dentro de la clasificación oficial de  la RFEA, en el Campeonato de España de Maratón, el segundo puesto, equivalente a Subcampeón de España . Todo un logro. Cuando en el podio, con mi medalla y escuchando el himno nacional,  se me saltaban las lágrimas, vi la soledad del corredor de fondo. No había ningún
compañero ni gente conocida, seguramente porque ignoraban o no se esperaban este éxito. La foto me la tuvo que hacer el propio juez-árbitro, al que le pedí por favor, plasmara lo que no sé si se repetirá otra vez. Este éxito siempre se ha ignorado en mis formaciones.

Los hitos del recuerdo, son siempre un tesoro que tenemos. Es nuestra riqueza, es el resumen de nuestra trayectoria vital, de la que siempre  debemos estar orgullosos. Somo seres irrepetibles y con nuestras virtudes y defectos, somos nosotros, y nuestra identidad, nuestra forma de ser, nuestra idiosincrasia, y nuestra marca de calidad, constituyen algo muy especial. Estemos  orgullosos de ser  nosotros mismos, contra viento y marea, y siempre adelante, amigos.

Sóis maravillosos. Seamos siempre muy felices.


2 comentarios:

  1. Qué gran entrada! como dices, somos únicos, todos con nuestros dones, razón más que suficiente para ser felices y tratar de hacer felices a los demás!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Celina,un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar