Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

miércoles, 30 de junio de 2010

El detective Silva interroga a "El Trotes".





(Continúo las entregas de la novela "Misterio en el Maratón". Ahora, el detective Silva interroga a un testigo de primera mano, el vagabundo "El Trotes").

El detective Silva abordó a "El Trotes", por las inmediaciones del jardín que rodea al hotel "Convención".
-¡Eh, "Trotes", un momento! Voy a hacerte algunas preguntas.
-Sí...¿Me puedes dar algo de dinero? Es para almorzar...
-Sí, pero debes contestar a unas preguntas que te voy a hacer. Tú viste el cadáver del atleta que mataron, ¿verdad?
-Sí.
-¡Había alguien más que lo viera?
-No sé...Me pareció que estaba un matrimonio cerca del hotel.
-¿Y qué hiciste cuando viste el cadáver?
-Me acerqué a él, pero al poco tiempo huí, no fuera a creer la policía que tenía algo que ver con el asesinato...
-¿Y por qué estás siempre por aquí? ¿No tienes un sitio para dormir?
-Duermo en el jardín; allí estoy feliz, y siempre los clientes del hotel me dan algo de dinero, para poderme defender.Por cierto, ¿me das algo?
-No te preocupes, te daré unos euros, pero aún me tienes que contestar a algunas preguntas.¿Tú conocías al que murió?
-Sí... (cambió de idea repentinamente) . No, no, no le conocia pero me imaginaba que era un corredor.
-¡Encontraste algo cerca del cuerpo?
-Creo que le cayó algo al suelo, a la tierra, pero por la poca visibilidad, no sé de lo que se trataba. Me parece como si hubiera peleado con alguien, foce....
-Forcejeado,¿ es eso lo que quieres decir?
-¿Eso, eso, forcejeado o como se diga... Me dio mucha pena, porque yo aprecio mucho a los corredores. Tiene mucho mérito lo que hacen, su esfuerzo, su constancia...Y todo, sin recibir casi recompensa alguna.
-Bueno "Trotes". Mira (sacó de la cartera un billete de 20 euros). Te lo has ganado. Pero para comer,¿eh? Nada de alcohol...
-No, no,nada de alcohol (mintió el vagabundo, agradecido), nada de alcohol, eso es malo, muy malo...

Después se dirigió al hotel, donde le esperaba el matrimonio Cano.
-Señor Cano, usted es aficionado a la genealogía, ¿no?
-Efectivamente, señor Silva, soy un experto.
-Busque en el árbol genealógico de Luis Martínez, el fallecido. Quiero que me encuentre familiares, sobre todo muy cercanos. Creo que no tenía hermanos y que los padres fallecieron. Busque si hay algún familiar, porque lo cierto es que nadie ha venido a velar el cadáver y su cuerpo lo hemos donado, con autorización, para el Hospital Clínico, por si sus órganos pudieran salvar alguna vida. Era una persona joven.

El detective Silva se dirigió a su casa. Por hoy, había tenido ya bastante información. El caso lo veía cada vez más claro. Se iban despejando muchísimas incógnitas y la declaración del vagabundo le había abierto aún más, si cabe, los ojos, en la detección o esclarecimiento de los hechos.

Aladas alas, de hija del viento áureo.(Una gran corredora en ciernes).










Ha realizado apenas tres carreras, en esta etapa que ahora inicia. Se llama Doris Alves Amori y puede convertirse en una de las mejores atletas femeninas de nuestra zona (casi lo es ya).En la Subida a Santa Bárbara, fue como entrenamiento, sólo a rodar. En los 10 kms. de Blanca,hizo 0:48:17, con promedio 4,51, siendo la 5ª clasificada Senior Femenina.En la Carrera Popular de Rincón de Beniscornia, de 8,200 kms., realizó 0:39:20, con promedio de 4:45 y 1ª Veterana A femenina, consiguiendo la tercera posición absoluta en mujeres, promedio de 4:45 y 1ª Veterana A femenina;tuvo podium y trofeo ( su primer trofeo).Por ser primera, recibió ( como todos los primeros de cada categoría ) un hermoso lomo de embutido.
Entrena todos los días unas dos horas, desde la Plaza de Toros ( cerca de donde vive) hasta el Cabo de la Huerta, llegando a lo más alto , en la zona del Faro; ida y vuelta.Es un recorrido donde tiene que pasar por fuertes cuestas.
Le gusta entrenar por la mañana temprano, y es muy constante en sus entrenamientos, de ahí los frutos que va recogiendo.
Ahora tiene como proyectos inmediatos realizar la Subida al Refugio de Ibi y la bajada Hondón-Aspe.
Le auguramos grandes éxitos, por su clase, su preparación y su fuerza de voluntad. Ánimo, Doris.

lunes, 28 de junio de 2010

Interviene el doctor Requejo.






(Nueva entrega de la novela policíaca "Misterio en el Maratón". Id siguiendo pistas, que doy- entre líneas- muchas indicaciones...).

El doctor Requejo, médico oficial del "Iron-Man", entró decidido en el Hotel "Convención".
-Voy a examinar el cadáver. Me acompañará el forense, que se hará cargo del fallecido
cuando yo haya hecho las averigüaciones pertinentes.
El Jefe de Recepción le dijo:
-Señor Requejo, está aquí el Inspector Ramírez, que ha sido designado por la Comisaría para investigar el caso. Viene con una pareja de policías.
-Está bien, que me acompañen.
Jorge, le consultó:
-Doctor Requejo, ¿puede estar presente el detective Silva? Lo he contratado para que ayude en la investigación.
-Está bien; que esté presente, pero no debe intervenir para nada, ni comentar nada. Se mantendrá apartado unos metros del cadáver.
El grupo, salió del Hotel y se encaminó a la entrada del jardín circundante, donde yacía el cuerpo inerte de Luis.
Apreció, al llegar, el Inspector Ramírez:
-Es curioso, como ya observé anteriormente, el cuerpo tiene un moratón en el brazo.Parece recibió un golpe.
-Mmmmm...-dijo el doctor Requejo-. Junto al cadáver hay una colilla de cigarrillo, un
conjunto de pelo negro, como si le hubieran arrancado pelo del bigote o la barba, y un trozo de...¡fíjense! un trozo pequeño de papel, y parece que hay algo escrito, casi ilegible por la humedad, la tierra y el polvo de este camino.
-Se hará cargo la policía de todo ello, pueden ser pruebas importantes- dijo el Inspector Ramírez-. Agentes, háganse cargo de estas pruebas; con sus guantes, cojan estas pruebas e introdúzcanlas en esta bolsa de plástico. Lo llevaremos para que se investigue en el laboratorio de la Comisaría, por la policía judicial.
Así lo hicieron. A todo ello, el detective Silva, de la Agencia de detectives "Silva-Investigación privada", observaba todo, ojo avizor. A sus ojos de buen sabueso, no se le escapaba detalle y en una libreta iba anotando incansablemente
lo que observaba y sus- seguramente, o al menos así lo `pensaba Jorge- deducciones, hipótesis o pre-conclusiones.
Jorge, reflexionaba sobre lo visto:
-¡Qué interesante es todo esto! Parece que Silva sea un moderno Sherlock Holmes, y sólo le faltaba la lupa, la gabardina estilo inglés, con el cuello sin doblar y una pipa que le sirviera de apoyo a la reflexión. Pero Silva va de esport, en mangas de camisa, con el cuello desabrochado y unos pantalones vaqueros. No parece un detective...
En efecto, Silva tendría unos cuarenta años, pero su espíreitu y atuendo eran informales y juveniles. Las apariencias engañan. Aunque no llevara gabardina, era un portento en la deducción y a lo mejor, hasta tenía ya el caso resuelto... Tiempo al tiempo.
Vino una ambulancia que llevó al cadáver al Instituto de Medicina Legal, para el examen forense detenido, que indagara las causas del fallecimiento. Después se llamaría a los familiares de Luis, y éstos se harían cargo del cuerpo para todos los efectos de entierro o posible incineración, etc.
Cuando se quedaron solos, en el hall del hotel, Jorge y el detective Silva, nuestro protagonista preguntó:
-Señor Silva, ¿qué piensa usted de todo esto? ¿Tiene ya alguna pista, o acaso sea aún muy pronto?
-Es muy interesante, es muy interesante...-musitó Silva-. Tengo una hipótesis, pero he de confirmarla, entrevistarme con algunas personas y solicitar del Inspector Ramírez me deje accedwer a las pruebas, para así confirmar lo que sospecho hondamente...
-Pero, señor Silva, ¿acaso sabe usted ya quién es el asesino? Vamos, en el caso de que haya sido asesinato.
-Con una mirada especial, como si una bombilla se hubiera encendido en su cerebro, dijo el detective estas enigmáticas y electrizantes palabras:
-Aún hay mucho trabajo por hacer, pero creo que, para confirmar lo que pienso, debo aún dedicar un tiempo a mis pasos pertinentes.
-Señor Silva- continuó Jorge-, pero, ¿sabe quién mató a mi amigo?
-Creo que sí, creo que, efectivamente, lo sé, pero se ha de probar una serie de hechos. Sin pruebas, no se puede acusar a nadie.
Jorge se admiró. ¡Este Silva! Es capaz de averiguar quién es el criminal, sólo con una conversación o una pequeña prueba.¡Qué poder deductivo!
Invitó al detective a un almuerzo, dado que era la hora apropiada. Se había ganado- en realidad, se lo habían ganado los dos- una recompensa, siquiera sea "gastronómica".
El Hotel "Convención" rebosaba paz y tranquilidad. Los atletas se preparaban, velando armas, para la dura etapa del dia siguiente. Era la llamada "etapa reina" por su exigencia.

Frutos plateados de la mar, convivencia y buen yantar (Mi Carrera de Rincón de Beniscornia).







El domingo día 27 de junio de 2010, a las 9h de la mañana, dio comienzo una de las carreras más gratificantes que recuerdo. Era la Carrera Popular Rincón de Beniscornia (Murcia), de 8kms. 200 ms., con una participación final de 203 atletas.
Con un día de sol y bastante calor, los animosos atletas tomaron la salida, dispuestos a luchar hasta donde sus fuerzas les permitieran. Les esperaba a la llegada una espectacular "sardinada", y bebidas que la acompañaran, sobre todo sabrosísima y refrescante cerveza.
Al llegar, con mi amigo Eric, que hacía de magnífico y gran conductor de mi coche, y con Doris, una corredora brasileña, nacionalizada española y que hacía su segunda carrera competitiva, dentro de la catgoría Senior, empezamos a saludar a muchos conocidos. Estaba mi buen amigo Elmurciano, Teresa Asensio ( una corredora que ha mejorado muchísimo, y a la que no conseguí pasar, ya en la carrera, sino en la parte final, con gran esfuerzo),corredores del club Ermita de Burgos de Nonduermas (que mandaría toda una escuadra:Antonia, José,Ángel, Cayetano, Francisco, José Luis,...), Mercedes Merino (que sería la primera absoluta femenina), Óskar y Pilar de Correbirras( que harían un magnífico reportaje fotográfico), los Hermanos Frutos ( fotógrafos) y un largo etcétera.
La carrera que realicé fue bastante buena, en mi línea acostumbrada. Cogí un ritmo regular, el mio, y no lo alteré, pese a que me pasaran; también yo pasaría corredores. El ritmo de 5:03 lo daba como bueno, pues había zona asfaltada pero también camino de piedras y tierra, donde yo me "ralentizo" algo.
Mi amiga Doris, me alcanzó hacia el kilómetro tres, y su ritmo no lo pude seguir, pues era muy fuerte; terminaría tercera absoluta de mujeres, y la primera en Senior, ganando un trofeo, un lomo de embutido, y consiguiendo un podium muy merecido. En su segunda carrera competitiva el avance era espectacular, con un promedio muy por debajo de los 5m/km.Es una promesa que poco a poco se va asentando y su margen de mejora es casi ilimitado.
Después de la carrera, dieron una completa bolsa con una camiseta de elegante diseño, una de las más elegantes que han entregado en este tipo de pruebas.
Y llegó la hora de la "sardinada". Se podía repetir (yo pedí hasta cuatro platos, de buenas que estaban, deliciosas...)y también, naturalmente, la cerveza, que parecía no agotarse.
En el sorteo, no tuve suerte, otra vez será.Las dos últimas corredoras, Mª Luz y Ángeles, recibirían los más nutridos aplausos por su esfuerzo y voluntad y una de ellas tendría el "premio gordo", un viaje turístico para dos personas, con todos los gastos pagados.Ánimo y a seguir corriendo con ilusión.
Como dije, una corredora extraordinaria, Teresa Asensio, fue casi toda la prueba delante de mi, a un ritmo fortísimo. Solamente en el último kilómetro la sobrepasé y le saqué 9 escasos segundos...¡Qué manera rápida de mejorar! Fue tercera en su categoría, con trofeo y podium. Enhorabuena, campeona.
Esta carrera me resultó muy gratificante; la acabé con un poco de sufrimiento por la rapidez impresa por los paticipantes y la alta calidad, que me exigió entregarme y concentrarme en la competición, para no quedar en los últimos lugares. Al final, ocupé el puesto 151, de 203 corredores, y el 26 de Veteranos B (+50 años), con un tiempo muy bueno, de 0:41:41.
En Catral, Almoradí, Blanca y Rincón de Beniscornia, mis cuatro últimas pruebas, matuve un ritmo, en conjunto, muy constante, en torno a los 5m./km., que intentaré bajar en ediciones sucesivas.

Ahora me esperan, en julio, grandes retos:Ibi,Hondón-Aspe, Cox, Torrellano, Cehegín y Novelda (subida a la Magdalena). Seis pruebas, que son la antesala de una subida mítica para el 8 de agosto: Subida al Veleta de Granada, 50 kms. en cuesta, donde el año pasado, con poco más de 7h, quedé segundo en Veteranos +65, y este año desearía mejorar ( en poisición y tiempo).
Saludos, amigos, y buenas carreras.

domingo, 27 de junio de 2010

Cachito de cielo, que Dios una tarde lo dejó caer...(Mis 10 kms. de Blanca).








El día 26 de junio, a las 20h, en la bonita localidad de Blanca(Murcia), tuvo lugar una de las pruebas más bellas del calendario "veraniego" alicantino-murciano. Me refiero a los 10 kms. de Blanca, que en su segunda edicación contó con la participación de unos 300 atletas. El año pasado estuve en su primera edición y ya prometía la prueba ser una clásica de entre los pocos diezmiles homologados que se corren por estas zonas.
El evento es un "sube-baja" continuo, lo que llamamos un "rompepiernas", y por tanto reviste una especial dureza, lo que unido al calor (un poco suavizado por una leve brisa) daba un perfil de exigencia a la competición.
Organiza la prueba el C.A. Blanca, con el apoyo del Grupo Brotons y el Cronometraje Championchip. Está dentro de la Liga Running.En esta liga marcho tercero de la clasificación y confío acabar en esta posición tan destacada.
La principal dificultad es una larguísima cuesta hacia la mitad del recorrido, donde se hace una verdadera selección de corredores.
Estábamos muchos de los "fieles" de estas pruebas, con una buena cantidad de gente conocida: el equipo de Tragamillas, un gran equipo también de Marathon Cartagena, amigos de km. 21, de Apol-Ana,...Kiko, Alacid, Vicente, Eric,Pierre, Lucas,Elmurciano, Alberto,... entre los chicos. Calonge, Merino, Doris (una nueva gran "figura" del lejano Brasil), Mata,Asensio, Fonseca, Abellán, Lillo,... entre las chicas.
La verdad es que ahora la "juventud" pega fuerte, está muy entrenada y en forma y yo, dia a dia más veterano, tengo que hacer cada vez más esfuerzo para no quedarme atrás y poder estar a la altura de, al menos, unas cuantas de estas "gacelas".
Pero además de saludar, había que hacer la carrera, que a eso vinimos. El año pasado realicé la prueba en 46minutos y unos pocos segundos, pero este año tardé algo más: 50:49. Los primeros 5 kms. los realicé en 29:51, algo lentos, mas los segundos 5 kms. los efectué en...¡21:03s.! (nunca corrí un cinco mil tan veloz; fue el tramo más rápido que nunca hice, desde que empecé a correr en 2003)). La verdad es que la segunda parte de bajada casi volé,¡qué pena la salida algo lenta y que entrara en calor un poco tarde...!De todos modos,el tiempo final, la posición, el 208 y el 16 de la Categoría (Veteranos +55), y el buen ritmo impreso, me hace pensar que la línea de mejora en velocidad va muy bien. Aún queda un sinfín de competiciones este año.Me comunicó la organización, con gran amabilidad, que tenía Trofeo al más veterano; me lo enviarán, pues no lo tenían preparado, pidiéndome disculpas que, por supuesto, no son necesarias. Les estoy muy agradecido, les felicité por la buena organización y el año próximo, D.m. repetiré y trataré de bajar marca.
Vi en excelente fortma a varias atletas, como Calonge (casi no le podía seguir) y Mata (su progresión es realmente formidable).También mi buen compañero Alacid, del Apol-Ana efectuó una excelente competición, y le felicito como al resto de participantes que dieron un altísimo nivel a estos cásicos ya "diezmil blanquianos".
La bolsa de corredor, muy completa, con una bella camiseta (¡tenían para mi de la talla S...!).
Una mención muy especial a CorrerNOesde cobardes, que hizo un reportaje y me comunicó que incluirá mi Blog, como enlace, en su prestigiosa página. Muchas gracias, amigo.
Por cierto, que mi Blog, que lo creé como mero "hobby", sin pensar siquiera si podría conseguir ponerlo en marcha dado mi ignorancia "informática", va ya, en estos días de junio, por más de 1.500 visitas y no me creo la aceptación que tiene. Muchas gracias a los ya 22 seguidores oficiales y a todos los "extraoficiales" y trataré de dar calidad a los contenidos y esmerarme, como atención a tan maravillososos seguidores.

El matrimonio Cano.



(Pongo otra entrega de la novela que estoy escribiendo; no puedo decir mucho más, pues hay sorpresas sobre el desenlace, que creo nadie espera, pues es sorprendente. No puedo de momento decir nada más...).
MISTERIO EN EL MARATÓN.

El matrimonio Cano, era simpatiquísimo. Todo en ellos, marido y mujer, era amabilidad y buena disposición. El marido Eduardo y la mujer, María, fueron a visitar a Jorge en la habitación del hotel "Convención", donde recalaba nuestro protagonista, tras cada etapa del Iron- Man.
Eduardo, como cómplice de algo, susurró a Jorge:
-Hemos hablado con el vagabundo, con "El Trotes". Esta mañana le hemos preguntado sobre el posible asesinato, pues él parece ser que vio todo, o al menos, parte de lo que sucedió.
-¿Y qué les dijo?-preguntó Jorge, todo intrigado-.
-Él dice que vio una sombra en la noche, cerca del hotel, en las inmediaciones del jardín que lo rodea. Esa sombra se acercó a Luis, que estaba paseando por esa zona. Después, se oyó un grito agudo y largo y la sombra se alejó corriendo a toda prisa.
-¿Podría ser esa sombra, la del asesino de Luis?
-Muy probablemente-terció María-. No hay otra explicación. El vagabundo dice que se acercó a un cuerpo que yacía inerte en tierra. Era el de Luis, y aún estaba el cuerpo caliente. Asustado, el vagabundo se alejó, pues pensaba que si no, podrían implicarle a él en el asesinato.
-¿Y qué hora era?
-Sobre las once de la noche- dijo Liuis-. Él asegura que era esa hora, pero no lleva reloj; se guía por deducciones y por su experienia en tema de oscuridades.
-Pero no hay que hacerle mucho caso-dijo Jorge-. Casi siempre está bebido y lo dicho puede ser imaginación del vagabundo.
María respondió muy segura, y acaso algo enfadada:
-Cuando le preguntamos por lo que vio, estaba sobrio; llevaba una botella en la mano, pero estaba abriéndola y aún no la había bebido. Yo creo en ese hombre, pues aunque algunos dicen que está loco y le llaman "El Trotes", es buena persona e incapaz de hacer daño a nadie. Hay que tener en cuenta su testimonio. Dígaselo al detective Silva, pues ese bohemio del "Trotes" puede tener mucha información y muy valiosa, sobre el tema.Solo que...
-¿Qué?, preguntó intrigadísimo Jorge.
-Solo que...me llamó de "Trotes" la atención una cosa. Llevaba en la muñeca izquierda una pulsera que parecía de oro. No pega que una persona vagabunda lleve un aditamento de oro.
-Pero,¿sería de oro? Puede ser bisutería.
-No,no,...Era de oro, seguro, yo entiendo mucho de esas cosas-afirmó Eduardo-.
-¿Bah!-espetó Jorge- yo no diría que lo afirmado por el vagabundo sea importante. No doy crédito a las palabras de ese "mendigo"...Desvaría, va bebido, y dice cosas incoherentes. Creo que no tiene ningún valor lo aportado. De todos modos, muchas gracias por su colaboración. Pondré la información en conocimiento del señor Silva, que está recopìlando toda clase de datos sobre el crimen...En el caso de que haya sido crimen.
Jorge despidió, en la puerta de su habitación del hotel, al simpático matrimonio. Era tarde y tenía sueño. Al dia siguiente le esperaba una durísima etapa del "Iron-Man" y tenía que estar descansado. Iba el quinto clasificado absoluto y quería ganar alguna posición, a ver si al final de las pruebas conseguía subir al podium. No quería que la preocupación por la muerte de su amigo, desviara su mente del motivo principal de su estancia en el hotel: ganar la prueba final o, al menos, tener podium con trofeo, diploma y la medalla corresponiente.
Había muchos cabos sueltos en ese deceso y era Silva quien debía desentrañarlos. Él, un ultrafondista, no era capaz de abrir la madeja de este intrincadísimo caso, con hipótesis e incógnitas por todos lados.

viernes, 25 de junio de 2010

Misterio en el maratón.
















(Escribo una parte del primer capítulo de la novela que estoy haciendo).

Era una prueba muy dura. Se trataba de una competición oficial para designar al "hombre de hierro" ("the iron-man"). Durante una semana, se disputarían seis etapas de 42 kms. cada una, con un día de descanso, el jueves. Los corredores estaban inscribiéndose, con mucha ilusión. Eran cerca de un centenar de valientes, que tendríasn que arrostrar un sinfín de dificultades.

Jorge, era la primera vez que participaba en esta prueba. Había corrido casi un centenar de medios maratones y una decena de maratones, así como otras pruebas: millas, san silvestres, diezmiles y cross. Estaba bien entrenado pues cada día, por la mañana, corría de dos a tres horas, alternando llano, subidas de cuestas y bajadas. Llevaba una buena alimentación y un suplemento de vitaminas.

En la cola de inscripción, trabó amistad con varios atletas.

-Hola, soy Jorge. Tú, ¿cómo te llamas?
-Soy Luis Martínez. Trabajo en una gestoría y para mi estas pruebas suponen una "liberación" de mis ocupaciones. Me siento transformado, como transportado a otro mundo...

Repartieron los dorsales y el "chip", así como una completa bolsa de corredor. La camiseta estaba muy bien; era de color negro, con una bella estampación en rojo, representando a un corredor, con una montaña al fondo. Rezaba la inscripción: "X Carrera Ironman, de Tajonte". A Jorge le dieron el dorsal 11 (siempre era de los primeros en apuntarse a las pruebas). A su (ya) amigo Luis Martínez, le dieron un dorsal avanzado (era el número 98).

Se fue al hotel "Convención", el oficial de la competición. Eran las 12h del mediodía. Descansaría un poco en su habitación y sobre las 14h bajaría a comer (era "buffet libre"). Después descansaría, y por la tarde daría una vuelta por los alrededores del pueblo y, ya sobre las 21h, cenaría. A dormir, después, pues a las 6h de la mañana del día siguiente el autobús llevaría a los pasrticipantes alojados, hasta la línea de salida. Ésta, estaba prevista a las 19h30m, en un recorrido duro, en la primera etapa, con continuas subidas y bajadas. Era un verdadero "circuito rompepiernas"...
..........................

El doctor Requejo, examinó el cadáver. Tras destaparlo, quitando la sábana que lo cubría, y bajándose las gafas para ver mejor, murmuró:

-Mmmmm Esto es muy extraño...No parece haya habido violencia y, sin embargo, el muerto tiene una cara desencajada, como si estuviera aterrorizado y hubiera sufrido mucho antes de fallecer.

Jorge le preguntó:

-¿Y no hay señal alguna de violencia en el cuerpo?
-¡Un momento! Parece que en el brazo izquierdo hay como un moratón, un golpe o algo así...
.........................
Personajes(algunos):
-Jorge: el protagonista.
-Luis Martínez: un amigo de Jorge.
-Laura: novia de Joge.
-Inspector Ramírez: de la Comisaría de Policía. Encargado oficialmente de investigar el caso.
-Detective Silva: Antonio Silva, el detective privado, criminalista de reconocido prestigio, que está en desacuerdo con las tesis de Ramírez.
-Señor Matas: Jefe de la organizaciçon del "Iron-man", coordinador de los jueces-árbitro de la prueba.
-Los Cano: simpático matrimonio, seguidor de la prueba, pues su hijo Roberto participa en la misma, aunque aún es un corredor "novato". Ayudan a Jorge en sus pesquisas.
-Roberto: el hijo del matrimonion Cano.
-Doctor Requejo: médico de la prueba.
-Antonio Portillo, Luis Femenía y Miguel Salinas: corredorews de la prueba.
-D.Pedro: el médico forense, que encontrará sorprendentes datos sobre el "asesinato"?
-Vagabundo: le llaman "El Trotes" y, aunque casi siempre parece estar bebido,¿vio realmente algo importante poco antes de que muriera Luis?
-Pepito y Alicia: dos encantadores chiquillos, de 7 y 8 años, respectivamente, sobrinos de Jorge.

¿Es posible recuperar mi velocidad?











Si bien en la actualidad, pongo el esfuerzo en pruebas de gran fondo (maratones y ultramaratones) y algo menos en medias maratones, es decir, que trabajo la resistencia, me surgen unas reflexiones, pensando en mi infancia y juventud.
Mis entrenamientos los hago a un promedio de 6m./km., y así se acostumbró mi organismo. Este promedio es excelente en la maratón. En el medio maratón, con gran esfuerzo, bajo a 5:30, aproximadamente, y en pruebas de diez mil, corro en torno a 5:10.
No obstante, en mi juventud,paradójicamente, era velocista. En el equipo del Instituto, yo corría los 100 m. lisos, mi prueba preferida. Hacía excelentes registros y, aunque no me acuerdo muy bien de los tiempos, probablemente el promedio sería de menos de 3:00.
¿Es posible recuperar, siquiera sea en parte, esta velocidad de la juventud? ¿Es posible transformar (o simultanear) un ultramaratoniano veterano en un "velocista juvenil"? Para ello, está mi entrenamiento en pista, en el que pongo mucha ilusión. En las series de 1.000 metros, he llegado a un promedio, a veces, de 4:18 ó 4:20.
Como es sabido, dejé de hacer deporte prácticamente a los 20-25 años y ya no retornaría a practicarlo hasta los 59 años de edad, es decir, unos cuarenta años después ( tras muchísimos años de vida sedentaria, llegando a pesar 86 kilos frente a los 57 kilos actuales).
Cuando tenía 15-17 años, e incluso algo antes, en Murcia (Instituto Alfonso X El Sabio) y en Alicante (Instituto Jorge Juan), al cursar el Bachillerato, hacía entrenamientos con mis compañeros, que estaban dirigidos por un Instructor de Educación Física.
En Murcia, tuve de profesores a los señores Honorio y Giráldez (este último, era campeón provincial de 3.000 metros). Entrenábamos en el Campo de Zarandona, y además de la velocidad (100 metros) hacíamos pruebas de 1.500 metros y 3.000 metros (que no se me daban nada mal), trepa por cuerda lisa, saltos de potro y caballo, voltereta en plinto, saltos de altura y longitud, etc. También tablas de la denominada "gimnasia sueca". En Alicante, el profesor Llongueras y D. Jacinto, eran nuestros instructores y los entrenamientos los realizábamos en la Ciudad Deportiva de San Blas. Las pruebas eran similares.

También practicaba en verano la natación ( ésta, hasta los 18 años, aproximadamente) y hacía "largos" en las piscinas del Murcia-Parque y la Ciudad Deportiva alicantina. En Alicante, coincidía en los entrenamientos con el famoso Luis Asensi Galiana, "el Tragamillas".
Esta "recuperación de la juventud", si la pudiera alternar con la resistencia ahora lograda, en el "principio de la senectud" (soy capz de acabar bastante bien, creo, competiciones de 100 kms.), me daría frutos grandes. Pero no sé si ese "milagrito" se puede conseguir. Lo iremos viendo en próximas competiciones.
Como curiosidad, diré que la época a la que me refiero (infancia y juventud deportivas) era la de finales de los años cincuenta y primeros años de los sesenta (¡del siglo pasado!). Nos entrenábamos y usábamos, (con) zapatillas de esparto (las vulgarmente llamadas "alpargatas"). No se habían inventado aún las zapatillas deportivas actuales con amortiguación y ese diseño aerodinámico. El "cuerpo" de la alpargata era de tela fuerte y las suelas del más puro esparto(¿vendrá de ahí la denominación de "espartanos"?). ¡Y hacíamos, con esos elementos, muy buenas marcas!.