Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

martes, 25 de febrero de 2014

Entrada en meta en Sevilla 2014.





La magia de cuatro días sevillanos.


-Corriendo  la Maratón de Sevilla 2014.






Podían ser tres días, o incluso cuatro.

El domingo 23 de febrero de 2014, me esperaba una importante cita.

Nada más y nada menos que la Maratón de Sevilla, una de las competiciones, en su género, más importantes de España y en la élite de los eventos a nivel mundial.

Con más de nueve mil corredores, yo sabía que tenerla en mi palmarés, era todo un reto.

Mi cuarta competición hispalense, siempre terminadas éstas con disfrute y buenas sensaciones y en una ocasión incluso logrando el subcampeonato de España, con ese podio galvanizante, la bandera, mi país,... Medalla de finisher, muy bella, con la Giralda y la Torre del Oro.

Un recorrido entre ovaciones y gritos de aliento y de ánimo, pues al verme tan veterano y haciendo un gran esfuerzo con  algo de sufrimiento (ya que  en ocasiones sufrí bastante) el público apoyaba más.

Tengo ya sobre unos treinta y cinco maratones, y el tema avanza.

Pero con ser esto importante, estos días sevillanos tuvieron una magia especial, aderezada por supuesto, con la prueba-reina del atletismo y la precisa medalla antemencionada.

Otro objetivo era visitar "turísticamente" Sevilla, en lo que se pudiera (Torre del Oro, río Guadalquivir, barrio de la Macarena,...). Mi centro de operaciones, el magnífico Hotel cuatroestrelliense Hotel "AC Torneo", de la Avenida de Sánchez Pizjuán.

Y muy especialmente, asimismo, se trataba de cumplir un encargo de mi familia, que era el visitar el monumento a la gran soprano, con importantísima  vinculación sevillana, Ofelia Nieto Iglesias, que en los comienzos delsiglo XX fue a manera de "embajadora" hispalense por el mundo, actuando en los principales escenarios europeos, en general, y españoles, en  particular. Una soprano que es familiar mío, tía segunda. Muchas fotos del Parque de María Luisa, de la Glorieta y monumento a Ofelia Nieto, de la placa de homenaje, de la fuente, en fin,...

Y ese relajante viaje en coche de caballos por el Parque hechicero, si  duda uno de los más bonitos que existen.

Toda Sevilla es un puro monumento, y es imposible el recorrerla en cuatro días, con sus tesoros, ya que es "inabarcable"

Además, disfruté de la gastronomía de la zona,que es formidable, con  platos de gran calidad.

Hablando de comidas, asistí asimismo a la comida de la pasta del día 22, todo un espectáculo, y con grandes momentos de convivencia.

Otros capítulos a considerar en  estos días mágicos, fueron mi viaje en tren, bien acompañado, la asistencia a la Feria del Corredor, con cincuenta estands, y mi visita al puesto de PiesComodos, WrightSock, una de las firmas patrocinadoras de mi club, amén de  la asistencia a la conferencia "Efecto Maratón", de mi amigo Rafa Vega, quien me dedicó el libro.

Igualmente, se me va a a hacer una entrevista para la revista "Runner´s".

Fotos con  el campeón del mundo Abel Antón, fotos con mis amigos, además de Abel, saludos por todas partes y un despliegue de valores humanos, sociales y de convivencia, únicamente desarrollados en todo su apogeo, en el maratón.

El momento de mi llegada a meta, fue muy emocionante.

En fin, amigos tan sólo deciros que próximamemnte ya  a la septentena, atravesaré una fase de felicidad que espero continúe en mi segunda "setentena".

Seamos felices, amigos, pues ello es lo esencial.

lunes, 10 de febrero de 2014

Los héroes de Ceutí.





Eran las 12 h. del mediodía del día 8 de febrero de 2014.

Un importante grupo de esforzados corredores y corredoras, tomaron la salida en el Complejo Deportivo "Miguel Induráin", de Ceutí, en la Región de Murcia, para disputar una gran prueba de ultrafondo, muy exigente.

Se trataba de las I  24 Horas Corriendo Región de Murcia, prueba organizada por el Club de Atletismo de Ceutí y el Ayuntamiento ceutiense.

A la llegada, una completa bolsa del corredor, consistente en unos estupendos calcetines, una completísima mochila y una riñonera, entre otros productos y atenciones.

Y los corredores, una vez puestos los dorsales y el chip de tobillo, emprendieron/emprendimos una larga aventura que acabaría a las 12h del mediodía el día 9 de febrero de 2014.

En esas 24 horas corriendo, prueba muy exigente y al alcance de muy pocos, había que dar vueltas a un circuito de 400 metros. Cada tres horas se cambiaba la dirección de la carrera, a fin de dar un poco más de variedad al evento.




En un punto intermedio de la pista de tierra, estaba el puesto de aprovisionamiento. En diversos momentos, y aparte el aprovisionamiento general (agua, isotónicas, cola, pequeños sandwiches, plátanos, frutos secos, chocolatinas...), se daba a los corredores que lo desearan, caldo de pollo (en dos ocasiones), café con azúcar (tres ocasiones), plato de macarrones con tomate (una ocasión), y chocolate calentito (una ocasión, en la madrugada).

Hizo mucho frío, pues en esos días las temperaturas habían bajado bastante y soplaba un viento fuerte que hacía más dura, si cabe, la competición, especialmente en la zona menos protegida, frente al Pabellón principal.

Muy buen cronometraje a través de Conchip, y en el punto intermedio donde se ubicaba el puesto de control, al final de cada vuelta de 400 metros, en una pantalla se podía ver el tiempo transcurrido, el número de vueltas y los kilómetros que se iban completando.

Bien abrigados, con guantes algunos atletas, cortaviento, gorro de lana algunos... se pasó el evento, con la alegría de ir sumando kilómetros y el sufrimiento de las sobrecargas ante el esfuerzo descomunal a que se sometía el organismo.

Las tres últimas horas, ya con la claridad del sol, fueron algo más distendidas y para perfilar kilometraje y completar distancias, según los objetivos de cada atleta.





En  mi caso, el objetivo era llegar a los 100 kilómetros, pues  nunca en competiciones oficiales de ultradistancia llegaría a tener ese registro. Una vez conseguida esa meta, ya era cuestión de ir aumentando lo que se pudiera ese centenar. Con carrera y trote, fui haciendo distancia y llegué hasta casi los 123 Kilómetros. En la próxima edición de esta prueba, esos 123.000 metros buscaré sean 140.000. El año que viene.

Una gran alegría al llegar a la meta a las 12h del mediodía, y emocionados nos abrazábamos y nos felicitábamos mutuamente ante la gesta. Lo habíamos conseguido.



Abrazos, apretones de manos, fotos, aplausos del público y de los componentes de la Organización y personas de apoyo,...

Tras la ducha y cambiarnos, fuimos a la zona de trofeos y podios, en acto muy emotivo, dirigido por Manuel Rico García, el "alma mater" de la prueba y que tan extraordinariamente coordinó el evento.

Hay que felicitar a Manuel Rico, así como al Club local de Atletismo, al Ayuntamiento ceutioense, a los cronometadores, personal voluntario y a todo el personal que de un modo u otro coadyuvó al éxito de esta primera edición en una prueba  que a buen seguro constituirá un modelo en  este campo de los ultramaratones de 24 horas.

Los vencedores absolutos fueron, en hombres, Javier Lozano Velasco, con más de 202 Kilómetros, y en féminas, Natalia Vicente Martínez, con más de 123 Kilómetros.

Podios y trofeos por categorías, a los tres primeros de cada una de ellas, trofeo al más veterano, y cuatro trofeos a la fidelidad, a cuatro atletas que acudieron a las diversa pruebas organizadas por Manuel Rico.

Yo tuve el trofeo y podio al más veterano, y ese galardón a la fidelidad que mencioné. Muy agradecido a la Organización del evento.




Dio calidad y empaque  a la prueba, aparte de la que ya tiene de por sí, la presencia de Pedro Serna, que participó en la carrera, y es considerado uno de los mejores ultrafondistas de nuestro país, con un palmarés sensacional.

En el plano personal, fue muy reconfortante y grato el saludar a tantos amigos, hablar con ellos antes y después del evento, recordar participaciones, hacer fotos, y esa convivencia y desarrollo de valores humanos y deportivos del ultrafondo.







Yo amo el ultrafondo.






jueves, 6 de febrero de 2014

Totum Sport, lo mejor de lo mejor.


-SIEMPRE TOTUM SPORT, EL GRAN PRODUCTO PARA EL DEPORTISTA Y EL CORREDOR.


Es Totum Sport una bebida hipertónica que tomo yo todos los días, en el desayuno, y me va muy bien, pues contiene elementos que favorecen la buena salud del corredor.

Acorta el plazo de recuperación, previene los calambres  y las lesiones musculares, y es un  producto cien por cien natural de asimilación inmediata.

Esa virtud de reponer el totum electrolítico, así como la característica de este producto, de ser esencial para la asimilación  de nutrientes, añade bondades a este magnífico producto.

Se ha comprobado el beneficio de Totum Sport, en :

1.- UN RENDIMIENTO ÓPTIMO.

2.- DIFERENCIARSE DE LAS BEBIDAS ISOTÓNICAS INDUSTRIALES.

3.- SU CARACTERÍSTICA DE SER NATURAL Y ORGÁNICO.

Analicemos cada uno de estos tres aspectos.

Proporciona un rendimiento óptimo. El deportista en general, y el corredor en  particular, necesita tener un permanente equilibrio de sales minerales. Este equilibrio se puede romper por la transpiración, asociada al calor, al esfuerzo y entonces, como consecuencia, se manifiestan la fatiga, las lesiones musculares, los calambres,... Y aumenta asimismo el tiempo de recuperación. Con la ayuda de Totum Sport, se favorece este imprescindible equilibrio, por lo que los resultados de la actividad física pasan a ser muy buenos.

Este gran producto, se diferencia de las bebidas isotónicas industriales. Ello es debido a que Totum Sport aporta  masivamente 78 electrolitos de asimilación inmediata, para una profunda y rápida  rehidratación de carácter intracelular, y de este modo se va recuperando ese equilibrio perdido durante el esfuerzo realizado en la carrera o en el entrenamiento.

Tiene la característica distintiva, de ser natural y orgánico. Porque Totum Sport es un producto ciento por ciento con estas características y es, además, no dopante, y no tiene conservantes, azúcares, colorantes, edulcorantes, ni sabores artificiales.

En los experimentos realizados, comparando el placebo con el Totum Sport, se ha visto cómo las aportaciones positivas de  sodio, bicarbonato y glucosa a nuestro organismo, son  muy superiores con el T.S.

Hay que hacer constar, además, que gracias a su ampolla de cristal, Totum Sport puede conservar sus características orgánicas de una forma estable y duradera.

Tiene la garantía de los prestigiosos Laboratorios Quinton.