Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

lunes, 10 de febrero de 2014

Los héroes de Ceutí.





Eran las 12 h. del mediodía del día 8 de febrero de 2014.

Un importante grupo de esforzados corredores y corredoras, tomaron la salida en el Complejo Deportivo "Miguel Induráin", de Ceutí, en la Región de Murcia, para disputar una gran prueba de ultrafondo, muy exigente.

Se trataba de las I  24 Horas Corriendo Región de Murcia, prueba organizada por el Club de Atletismo de Ceutí y el Ayuntamiento ceutiense.

A la llegada, una completa bolsa del corredor, consistente en unos estupendos calcetines, una completísima mochila y una riñonera, entre otros productos y atenciones.

Y los corredores, una vez puestos los dorsales y el chip de tobillo, emprendieron/emprendimos una larga aventura que acabaría a las 12h del mediodía el día 9 de febrero de 2014.

En esas 24 horas corriendo, prueba muy exigente y al alcance de muy pocos, había que dar vueltas a un circuito de 400 metros. Cada tres horas se cambiaba la dirección de la carrera, a fin de dar un poco más de variedad al evento.




En un punto intermedio de la pista de tierra, estaba el puesto de aprovisionamiento. En diversos momentos, y aparte el aprovisionamiento general (agua, isotónicas, cola, pequeños sandwiches, plátanos, frutos secos, chocolatinas...), se daba a los corredores que lo desearan, caldo de pollo (en dos ocasiones), café con azúcar (tres ocasiones), plato de macarrones con tomate (una ocasión), y chocolate calentito (una ocasión, en la madrugada).

Hizo mucho frío, pues en esos días las temperaturas habían bajado bastante y soplaba un viento fuerte que hacía más dura, si cabe, la competición, especialmente en la zona menos protegida, frente al Pabellón principal.

Muy buen cronometraje a través de Conchip, y en el punto intermedio donde se ubicaba el puesto de control, al final de cada vuelta de 400 metros, en una pantalla se podía ver el tiempo transcurrido, el número de vueltas y los kilómetros que se iban completando.

Bien abrigados, con guantes algunos atletas, cortaviento, gorro de lana algunos... se pasó el evento, con la alegría de ir sumando kilómetros y el sufrimiento de las sobrecargas ante el esfuerzo descomunal a que se sometía el organismo.

Las tres últimas horas, ya con la claridad del sol, fueron algo más distendidas y para perfilar kilometraje y completar distancias, según los objetivos de cada atleta.





En  mi caso, el objetivo era llegar a los 100 kilómetros, pues  nunca en competiciones oficiales de ultradistancia llegaría a tener ese registro. Una vez conseguida esa meta, ya era cuestión de ir aumentando lo que se pudiera ese centenar. Con carrera y trote, fui haciendo distancia y llegué hasta casi los 123 Kilómetros. En la próxima edición de esta prueba, esos 123.000 metros buscaré sean 140.000. El año que viene.

Una gran alegría al llegar a la meta a las 12h del mediodía, y emocionados nos abrazábamos y nos felicitábamos mutuamente ante la gesta. Lo habíamos conseguido.



Abrazos, apretones de manos, fotos, aplausos del público y de los componentes de la Organización y personas de apoyo,...

Tras la ducha y cambiarnos, fuimos a la zona de trofeos y podios, en acto muy emotivo, dirigido por Manuel Rico García, el "alma mater" de la prueba y que tan extraordinariamente coordinó el evento.

Hay que felicitar a Manuel Rico, así como al Club local de Atletismo, al Ayuntamiento ceutioense, a los cronometadores, personal voluntario y a todo el personal que de un modo u otro coadyuvó al éxito de esta primera edición en una prueba  que a buen seguro constituirá un modelo en  este campo de los ultramaratones de 24 horas.

Los vencedores absolutos fueron, en hombres, Javier Lozano Velasco, con más de 202 Kilómetros, y en féminas, Natalia Vicente Martínez, con más de 123 Kilómetros.

Podios y trofeos por categorías, a los tres primeros de cada una de ellas, trofeo al más veterano, y cuatro trofeos a la fidelidad, a cuatro atletas que acudieron a las diversa pruebas organizadas por Manuel Rico.

Yo tuve el trofeo y podio al más veterano, y ese galardón a la fidelidad que mencioné. Muy agradecido a la Organización del evento.




Dio calidad y empaque  a la prueba, aparte de la que ya tiene de por sí, la presencia de Pedro Serna, que participó en la carrera, y es considerado uno de los mejores ultrafondistas de nuestro país, con un palmarés sensacional.

En el plano personal, fue muy reconfortante y grato el saludar a tantos amigos, hablar con ellos antes y después del evento, recordar participaciones, hacer fotos, y esa convivencia y desarrollo de valores humanos y deportivos del ultrafondo.







Yo amo el ultrafondo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario