Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

lunes, 24 de junio de 2013

Mi Ultramaratón de Cantabria 2013.




-Con el señor Soto Rojas, alma mater de la prueba, y otro destacado miembro de la Organización, con la importantísima Medalla lograda.




El 22 de junio de 2013, a las 7h de la mañana, desde la zona cercana al Palacio de Deportes de Santander en el Circuito Vaguada de las Llamas, se dio la salida al  ultrafondo de Cantabria 2013, que tenía las modalidades de 50, 60, 70, 80, 90 y 100 Kilómetros, así como pruebas complementarias de relevos.

Siguiendo el buen criterio y las sugerencias de la Organización, opté por la modalidad de 80 Kilómetros, ya que en 100 kilómetros la clasificación oficial del Campeonato de España es prácticamente imposible, pues en veteranos +65, el tiempo exigido es como tope 10 horas, lo que hasta la fecha nadie ha logrado en esta categoría.

Por tanto, mis esfuerzos se concentraron en la distancia ochentista, que es la que mejor se me da, pues ya la logré en Bezana y en Madrid (dos veces). Y mis esfuerzos se vieron recompensados logrando trofeo y podio en esa modalidad, de entre todos los corredores. A ello se une mis otros trofeos, pues la medalla y la copa de finsiher, así como el diploma acreditativo de mi primera posición, coparon esta cosecha tan gratificante. El año que viene, a por los 90 kms. y en 2015, a intentar el asalto grande. A ver.

Pero la aventura empezó el día 20, en que partí en tren desde Alicante. Me alojé en el Hotel Palacio del Mar, de habitaciones-suite, junto al Palacio de Deportes de Santander y el Circuito. Ya llegamos muy de noche, a las 23horas. A descansar.

El día 21, desayuno en el buffet libre del Hotel, y siguió un entrenamiento de reconocimiento del Circuito, con tres vueltas, haciendo los 15 kilómetros en 1h5m.; pero era un mero entrenamiento.

A las 12 horas, la entrega de dorsales, camiseta y bolsa, en el Palacio de Deportes. Allí saludé a muchos amigos, hice fotos y fue una primera convivencia gratísima.

Tantos amigos, que es imposible citar a todos. Mencionaré a algunos, como representantes de todos los demás, que harían interminable la relación.

Saludos afectuosos, y con muchos de ellos fotos, a José Antonio Soto Conde, y a su padre, el mítico José Antonio Soto Rojas, a Raúl, a José Ramón, a  Ricardo, a Kiko, de mi Club,... Estos saludos y fotos continuarían antes y después de la prueba, en el Circuito, con Posado, Costilla, Fausto, Serna (el ganador), Alfonso, Santiago, el gran Manuel, murciano de pro, Alberto Meléndez y Cristina ( la ganadora). Y ¡cómo no! con el señor García Navas.

El 21 a las 14horas, en el Restaurante Las Llamas, la comida de la pasta, con Macarrones Boloñesa, Pechuga de Pollo con Ensalada, y Crema de Limón. Para beber, Agüita del Señor. Sin duda, el agua mineral, la mejor bebida.

Y esa tarde, hicimos, familiarmente, una visita a la bellísima capital cántabra, centrándonos en la zona de El Sardinero, con su playa y su paseo, y barrios limítrofes. Un día de nubes pero con temperatura agradable. Compramos recuerdos. Esas Anchoas del Cantábrico, fuera de serie, y que son un producto de histórica tradición, y esos Sobaos Pasiegos, exquisitos,...

Empieza la prueba puntualmente, el 22 de junio, y dejando aparte los 500 corredores de relevos (ellos saldrías dos horas depués) los 114 corredores emprenden la gran aventura, de los que 101 acabarían la carrera. Mis posiciones fueron, el 21 del Campeonato de España, el 56 de entre todos los corredores y el 1 en la modalidad de 80 kms.

Vueltas y vueltas al circuito de 5 kms., muy exigente por el calor, la dureza del asfalto, los obstáculos, con cinco tropezones en unos salientes de hierro del firme, afortunadamente sin consecuencias, y las cuestas, que hacen mucho daño, especialmente cuando ya se han hecho cincuenta kilómetros. Repuesto de agua, bebidas diversas y alimentos, muy completo, cada cinco kilómetros y los ánimos que nunca se acallaron, antes al contrario; gracias, gracias a todos,...

Terminada la prueba, el podio de vencedor, con J.A. Soto Conde y Luis Serna. Muy gratificante y muy emocionante.

De regreso al Hotel, a las 10 de la noche, maltrecho, sobrecargado en los músculos y con ampollas, pero muy feliz. Cena, descanso y al día siguiente por la mañana, un viaje en tren de ocho hras, de 9h a 17h., a Alicante.

En casita a las 17h30m. fin de la gesta, de lo mítico, de la aventura. No me puedo quejar pues todo fue sobre ruedas.

Iré poniendo más detalles, amigos, pero ahora lo fundamental.

Seamos felices, amigos, pues ello es lo principal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario