Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

miércoles, 26 de junio de 2013

Esa ultradistancia que apasiona...


-Con un grupo de grandes amigos y grandes cracks del ultrafondo, en los Cien Kilómetros Ciudad de Santander del 22 de junio de 2013.





No me cabe la menor duda, como decía mi querido profesor de Publicidad, el señor Colombo, cuando nos impartía la materia en la Carrera de Turismo, allá por los lejanos y alicantinos años sesenta.

¿Y de qué no me cabe la menor duda?

De que me apasiona el ultrafondo, la ultradistancia, es decir, aquellos eventos que igualan o sobrepasan los 43 kilómetros.

Ya próximo a los setenta, quiero hacer lo que me gusta, lo que de verdad me llena. Siempre se quiere hacer, pero muchas veces hay diversos impedimentos que nos condicionan.

Al estar jubilado, se dispone de más tiempo, el horario básicamente lo confeccionamos nosotros  mismos y, en mi caso, puedo elegir las carreras y las modalidades.

No quiero estar condicionado, o al menos condicionado excesivamente, pues mermaría este hecho mi libertad de runner.

Y me doy cuenta de que la ultradistancia me apasiona, no lo puedo remediar. ¿Qué tiene? Ese venenillo,... Es difícil de comprender, tantas horas, y tantos kilómetros,... se hinchan los pies, salen  llagas y ampollas, se termina como "las muñecas Famosa", andando de Robocop, pero, pero,.... Es fantástica, la ultradistancia es fantástica, el ultrafondo es algo maravilloso. ¿Por qué? No lo sé, pero me llena, soy muy feliz aunque acabe para el arrastre,...

Cada vez , "esos ´locos que corren´, los (grandes) ultramaratonianos o ultradistantes, son (somos) más. Santander 2013, congregó nada menos que a 600 corredores,...

En mi agenda anual, tengo muchas carreras, mas para mí las más importantes (todas lo son, pero hablo de ´las más importantes´) son las de ultrafondo, del clásico, el de running.

Pienso encendidamente todo el año en "mis carreras". ¡Cómo disfruto! Me da igual que las termine o no, solamente el salir en un ultrafondo, me llena plenamente.

Voy a los 100 Kms., y tengo el de Santander y el de Madrid/Vallecas. Admiten las  modalidades de 50, 60, 70, 80, 90 y 100 Kilómetros.

Hasta la fecha, he logrado trofeo  y podio, que aprecio mucho, bueno mejor aprecio infinitud (como decía mi profesor de Matemáticas de la carrera de ADE de la Universidad de Alicante), en la carrera cienkilométrica de Santander, una vez, y en la de Madrid/Vallecas, dos veces. Y dos trofeos, como trofeo a la fidelidad, informales, en dos carreras en Bezana.

Siempre  he alcanzado meta en la modalidad de 80 Kilómetros, mas para el año que viene quiero alcanzar los 90 y para 2015, por fin, los ansiados 100. Tiempo al tiempo.

Otra tipología de ultradistancias, es la constituida por las 6horas ultrafondo.

He realizado hasta la fecha tres competiciones, superando en todas ellas los 44 Kilómetros. Dos veces, finisher en Valencia y una vez en Molina de Segura, en las entrañables tierras murcianas. Allí el año pasado quedé primero, con trofeo y podio, lo que me dio una inmensa alegría adicional.

Y subí cuatro veces  el Pico del Veleta, de 50 kilómetros, una Subida mítica, en la que siempre obtuve trofeo. Aprovecho para saludar a mi amigo el señor Carmona, alma mater de esta prueba.

Naturalmente extiendo los saludos a los señores Soto Rojas y su hijo Soto Conde, y a Cristina y a Alberto, de las seis horas valencianas.

En total, pues, y considerando el ultrafondo de hace tres años, de La Marina (Elche) más de doce eventos ultradistantes, sin contar los ochenta eventos que hice particularmente, seguidos, con trayectos de más de 43 kilómetros, hace dos años.

Para la ultradistancia, hay que entrenar mucho, muchas horas, ir cogiendo fondo y  con ese hacer kilómetros, no importa la velocidad... Se precisa cultivar la resistencia, la paciencia, la voluntad, el esfuerzo y el espíritu de sacrificio. Animo a los corredores a practicar esta modalidad, que llena, que ilusiona. Que salgan vocaciones ultradistantes.

Seamos felices, amigos, pues ello es lo principal.

4 comentarios:

  1. El caso es no parar jeje. Un saludico y a seguir.

    ResponderEliminar
  2. Que bien descrito, es maravilloso el ponerse en la salida de un ultra y sentir todo ese hormigueo que recorre el cuerpo y que se va aplacando según pasan los kilómetros.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar