Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

martes, 9 de octubre de 2012

Una profunda crisis de valores.


                -Max Scheler, uno de los fundadores de la moderna teoría de los valores.





En el mundo actual, sufrimos una profunda crisis de valores, e incluso una transmutación de los  mismos.

Aparentemente, se  ha alzaprimado el valor económico, pues una buena parte de la actividad diaria, del cotidiano existir, se apoya en el dinero, pero en un sentido irreal. El valor económico,  supondría incardinar en lo material, lo monetario o diario, aspectos como el ahorro,la buena administración, el sentido correcto del gasto, el saber distinguir lo esencial de lo accesorio, el huir del consumismo,... Y esto no es. No se da ese valor, pues se da evidentemente el antivalor o contravalor. Cada valor tiene su contravalor. El valor económico tiene  su contravalor económico, que es el que realmente supone la clave de bóveda de la construcción financiero/monaterio/bancario/dineraria. No hay valor económico, la Banca tiene usura, abusa del cliente. El cliente muchas veces se endeuda hasta las cejas, gastando por encima de sus posibilidades. Los partidos políticos se financian con préstamos y así, al no poder pagar los elevados intereses, están cogidos por el poder financiero, que es el que  realmente domina, tristemente, el mundo.

Estamos dominados por los poderes financieros. Nos tienen cogidos. Este poder, estos poderes, que llevan en su seno el germen de la corrupción, el antivalor económico, el abuso en la distribución de la riqueza ( que pasa a ser en buena parte el botín del león, el festín del poderoso, frente a las migajas para los humildes).

¿Cómo acabar con esta tupida red, que nos envuelve, que nos atrapa? La solución sería algo radical, un subversión de los antivalores, que se troquen en valores positivos. Mientras tanto,...

Pero los antivalores, en general, dominan en la sociedad. Predomina el egoísmo (antivalor) frente a la solidaridad ( valor), la codicia ( antivalor) frente al ahorro y la buena administración ( valor), la violencia frente a la paz, la agresividad frente a la sociabilidad, la enemistad frente a la amistad, la envidia frente a la admiración, la competencia fiera frente a la emulación, la indiferencia frente al interés por el otro,la mala educación frente ala urbanidad, lo soez frente al respeto,... y  así hasta casi el infinito.

Ciertamente, hay excepciones, hay sectores minoritarios y personas concretas que son ejemplo y espejo en que mirarse, pero apenas supone una pequeña parte del colectivo social.

Ante este triste panorama, hay que tomar medidas, para no terminar de caer en el abismo. Medidas educativas ( y se reduce la inversión en educación), medidas sociales (y el presupuesto se recorta), medidas políticas ( y en la propia política tenemos una de las raíces corruptas), medidas juridicas ( y un sistema judicial sospechoso,...), medidas democráticas ( y la democracia es muy débil actualmente, con muchas lagunas),...

Es solamente una reflexión. Ojalá pueda tenerse la solución mágica.

Creo que haría falta que volvieran los grandes pensadores, los grandes filósofos, las autoridades intelectuales de altura, que sean las que marquen el camino. En el mundo de lo light y de los ejemplos-basura, está también la cultura. Hay pensadores light, intelectuales light, líderes light,...

¿Es una decadencia moral de la sociedad? Creo que sí.

La revolución ha de partir de nosotros mismos, de nuestro interior.

Seamos felices, amigos. Panta Rei.

4 comentarios:

  1. José, lleva más razón que un santo en cada una de las palabras que ha escrito hoy, aparte de llamar a la reflexión, son en cierto modo alentadoras pues demuestran que aún queda gente con principios que lucha por aquello que cree justo. No deje de escribir, de correr y mucho menos como dice al final de sus entradas de ser feliz. Un saludo de un tocayo.

    ResponderEliminar
  2. Un saludo muy fuerte y agradecido, amigo Pepe.

    ResponderEliminar
  3. Buena reflexión Jose.Afortunadamente en el mundo en que te mueves hay más valores burno que perversos; me refiero al running. Y usted es un ejemplo de ello para los demás.
    Änimo. Un abrazo
    José María Ruiz

    ResponderEliminar
  4. El mundo del running,amigo José María Ruiz, está lleno de valores humanos, como bien dices,y eso afortunadamente.

    ResponderEliminar