Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

viernes, 10 de febrero de 2012

Etapas de mi formación (III). El Bachillerato Elemental.

-Mis padres, en la época en que yo estudiaba el Bachillerato Elemental.


En el año 1954, apruebo en el Instituto Padre Vitoria de Alcoy, como ya dije, el examen de Ingreso y el Primer Curso de Bachilleraro Elemental, con diez años de edad.

Destinan a mi padre, funcionario, a Murcia, y me traslado allí con mi familia. Primero, habitamos la llamada Casa de los Nueve Pisos, y después, una vivienda para funcionarios en la zona de Vistabella.

-Mis padres, en una celebración de Navidad, en Vistabella, en la época de mis estudios de B. Elemental.



Por matrícula viva, paso a estudiar en un Instituto prestigioso, el Instituto Nacional de Enseñanza Media "Alfonso X El Sabio", situado cerca del cauce del río Segura.

Allí cursé el Segundo, Tercero y Cuarto de Bachillerato Elemental y la Reválida de Grado Elemental, prueba de conjunto preceptiva antes de pasar al siguiente nivel, el Bachillerato Superior.

Fueron tres años intensos de estudio ( con 11, 12 y 13 años de edad) pues siempre a mí me ha gustado mucho estudiar y la disciplina intelectual ha sido una constante en mi vida. Y la verdad es que la formación recibida en ese Instituto fue formidable. Eran esos Catedrático "antiguos", que se subían a una tarima y daban esas lecciones magistrales que hoy parece no se conciben. Pero ¡qué formación teníamos!. Recuerdo algunos nombres de esos Catedráticos.
D.Juan Barceló,en ilustración del libro-homenaje que le tributó la Academia "Alfonso X El Sabio", deMurcia.



-De Latín, D. Vicente, que nos enseñaba las conjugaciones y las declinaciones y hacíamos con él interminables traducciones de la Lengua del Lacio. con la que sobre todo hacíamos lectura y traducción. Llegamos a tener muy buen conocimiento del Latín, una lengua  que hoy, no sé porqué,  prácticamente no se enseña.

-De Matemáticas, primero fue D.Pío, cuya figura impresionaba, se parecía  a  D. Miguel de Unamuno.Yo le entendía muy bien y creo que con él aprendí el gusto por las Ciencias Exactas, era tan meticuloso y ordenado, y las clases, tan "rectilíneas", impecables,... Después, D. Juanjo, al que tuve en tercero y cuarto. Era otro estilo el de D. Juan José Franco Almagro, y adoraba la Geometría,  nos pedía las áreas y volúmenes, nos explicaba los sistemas de ecuaciones,... Iba a su Academia, o mejor, a la de D. Juanjo y D. Vicente, la Academia "San Isidoro", cerca de la calle Trapería. Por las tardes, dábamos cuatro horas complementarias, algunos alumnos, con repaso de Mates, de Latín, de Geografía, de Historia,...No parábamos.

-Mi madre, Teresa, en la época en que yo hacía los estudios del bachillerato, Grado Elemental.


-En la Academia "San Isidoro", tuve de profesores a don Juanjo, don Juan Barceló (Literatura), D.Luis (Lengua), don Manuel (Matemáticas, además de D. Juanjo) y don Vicente, muy en especial.

-De Lengua era D. Juan, muy a la antigua usanza, todo trajeado, con sombrero gris de ala, muy buena persona y que tenía una forma peculiar de dar clase, sentándose de perfil. Era muy curioso. Cuando se quitaba el sombrero, veíamos su reluciente calva, que le daba personalidad. Análisis morfológicos y sintácticos, dictados a tope, conjugaciones verbales, en fin, dominio del Castellano.

-De Literatura y su Historia, toda una institución, D. Luis González-Palencia Simón, hijo de un ilustre arabista, Luis González-Palencia. Tenía una librería cerca del Cine Rex. Estudiábamos  dos libros, de los que el profesor era autor, de tapas verde-claro. Uno con la historia y otro de textos literarios, que comentábamos.

-De Ciencias Naturales, D. Rafael Verdú Payá, un farmacéutico murciano, muy exigente pero, a la par, muy buen profesor.

-De Geografía y nociones de Historia, D. Antonio Caparrós, que venía todos los días en autobús desde Monteagudo a  darnos clase. Los ríos, las montañas y cordilleras, las capitales de las diferentes provincias, y las capitales de los distintos países del mundo, no tenían secretos para nosotros. Sabíamos localizar en el mapa múltiples accidentes geográficos, ciudades y naciones. Era extraordinario.

-De Religión, D.José Hernández, con su gura menuda y algo encorvadita. Daba la misa diaria en la Capilla del Instituto, e íbamos casi todos. Era la misa antes del  Concilio Vaticano II, en latín, y dando la espalda a los fieles. Había mucho respeto y recogimiento.

-De Francés, doña Herminia, con la que sobre todo hacíamos lectura y traducción con diccionario. Parecía un método desfasado, hoy día en que se tratan métodos más activos, pero en realidad aprendíamos mucho. También nos enseñaba cultura francesa.

-En estas aulas, ahora ocupadas por el Museo de Ciencias Naturales, recibí yo  algunas clases del Instituto.

-D.Juan Barceló , Profesor mío en la Academia "San Isidoro", y que luego sería también profesor mío en la Escuela de Magisterio de Murcia.



-D. Luis González-Palencia Simón, Catedrático de Literatura Española en el Instituto "Alfonso Xel Sabio", de Murcia y que tanto me enseñó.



-Luego, había una materia ómnibus, integrada por Educación Física y FEN, Formación del Espíritu Nacional. Tuvimos a D. Honorio, del Frente de Juventudes, que no quería que le llamaran D. Honorio sino el camarada Honorio ( era muy falangista). En FEN nos enseñaba una historia de España, en que siempre ganábamos, pero en Educación Física ( que no le gustaba mucho) nos daba las clases en traje de chaqueta. Pero bueno, algo hacíamos.

La Reválida de Grado Elemental , comprendía los  cuatro primeros cursos de este Bachillerato, y era condición para hacerla no tener pendiente ninguna materia. En unas papeletas, venían las preguntas, de cada disciplina, y había que desarrollar los temas propuestos. Era dura, pero conseguí aprobarla muy bien, con una buena nota media.

Después, destinarían a mi padre , nuevamente , a una plaza distinta, y esta vez fue a Alicante. Allí comenzaría  el Bachillerato Superior, del que hablaré en ocasión  posterior.

En suma, el Bachillerato Elemental supuso para mí una formación   muy completa, hoy diríamos que interdisciplinar, pues nos enseñaron a  fondo las más diversas materias y yo creo fue el "humus" fertilizante de mi preparación  polivalente, que tan útil me sería en etapas posteriores. Había una fuerte disciplina de clase y de pensamiento, mucho orden en las aulas, gran  respeto al profesor, era la "auctoritas", y la enseñanza de valores, hoy tan descuidada, creo se cuidaba mucho. Eran otros tiempos, si, pero,...

Bueno, amigos, por ahora, suficiente.Sed muy felices,...

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo, si los profesores son buenos el alumno los respeta (auctoritas) y la potestas les venía dada por añadidura, y no al revés como sucede ahora.

    ResponderEliminar
  2. En esa época, mi queridísimo y admiradísimo amigo Ra, los profesores tenían "auctoritas", es decir, estaban investidos de una autoridad natural que les daba su condición de docentes y, en términos generales, su palabra era admitida por los "imberbes" alumnos con mucha disciplina y respeto, pues admiraban la experiencia de esas "personas mayores". Era lo que los latinos definían con el adagio "magister dixit".La enseñanza era concienzuda y muy sistemática, dotada de amplio contenido. Ahora, no sé, ¿tú que crees? jejeje Un saludo muy fuerte.

    ResponderEliminar