Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

miércoles, 9 de noviembre de 2011

El sueño de un niño embridado sobre blanco corcel



Era el sueño de un niño, soñado, era un sueño de amor, era el más bello sueño soñado, rebosando clamor.


Y ese sueño se hallaba embridado, cogido, apretado, ese sueño se hallaba encerrado, era un sueño en control.


Y pasó un corcel blanco, sí, alado, en trotante avanzar, cual si fuera pasando entre nubes, en cielo azulado, trote a trote, casquiano, a la meta encontrar.


Y ese niño, en su sueño soñado, al corcel se subió, y voló por los aires de ensueño, en espacio ¿infinito? sin saber hacia dónde se iría en dogmático trote, en sus ansias de ser y de amar.


Muy pequeño empezó su andadura, marianista su escuela fue ducha, era su Tetuán. Infantil estudió su mirada, palotes y restar.


Y pasó su corcel y su vuelo, pasó Gibraltar, tariquiana la roca dejando para a su Alcoy llegar, ese pueblo tan noble y querido, salesiano lugar, donde fue la primaria e ingreso, cine Goya, ¿ahí estás?


El Sempere albergó, llenas aulas, su primero aprobar, esas mates tan duras e infieles, que logró desgranar, minerales, llenos de secretos, capitales sin par, aprobado logró siempre pleno, y ahora a Murcia a luchar.


Era Alfonso un rey estudioso, que dio nombre al lugar, a ese décimo sabio y ansioso, instituto ejemplar, con donjuanjo, otra vez esas mates, formulando y latín, donvicentes sabios cual el rey, declinando rosae, y esas físicas periódicas tablas, es nitrógeno, fósforo, arsénico, selenio y teluro, hay que ver cómo para aprenderlo pasaba un apuro, culantrillo de pozo en naturas, señor Cases, lo sé, pero ¿cómo es que el culantrillo estudiaste no has?, sí señor, yo estudié el culantrillo, me lo sé sin parar.


Entre libros y entre zarandonas, estudiar y aprender y gimnasia, honorio y falange, potro, plinto, saltar, y correr esos cien metros lisos, donde era el mejor, con Gimeno animando y Carrillo, su amigo de clase, y hasta Ortiz tuvo que aplaudirle al salir fulgurante.


Bachiller Superior terminando y reválida y Preu, para luego seguir estudiando ¡otra vez! mates ya, es su sino, señor don Rodrigo, le enseñó buen francés, cinco años pasó repasando, torre de marfil, y Turismo acabó terminando, en Lucentum, en fin, día y noche, pasaba estudiando, como Mena, ese rostro paliducio y gastado de estudio, musculando dendritas, las neuronas puso funcionando, y después Magisterio, carrera que hizo culminando, y los honores mayores llevando, premio nacional, el primero que se dio en la historia, en Concepción Arenal.


Todo fue sucesión herbartiana, estaba enamorado, de las ciencias, la Pedagogía, que hizo en docto vuelo, otro premio ora extraordinario, ora nacional, el primero en la UNED doctorando,


el corcel le fue allí llevando, a la capital.


Inspección le esperaba en Madrid, capital de primera, las Españas allí le aguardaban, Escuela de Caminos, aprobó ese niño soñando, su soñada Inspección, y Albacete por fin suspirando, su primer destino.


El corcel, en blanco y alado, vuelo de pasión, a Alicante le fue, trasladado, era su mansión. Y pasaron los años añados, las escuelas mirando, y en UNEd dio muchísimas clases de Experimental, los alumnos iban aprobando, uno a uno, a loar, señor Mora, ¿se acuerda, las clases, junto al Candalix?, en el hort de baix de mi Ílice, fue feliz, fue feliz,...


Jubilando sus años dorados, empezó a caminar, mucho , mucho,las horas pasando, incesante avanzar, y de allí se fue a las carreras, con largos entrenos, y sus retos eran maratones, maratones enteros.


Los trofeos fueron acudiendo y los podios y honores, sus amigos le fueron lloviendo, eran los mejores. Y a todos les fue agradeciendo su paciencia y cariño, correspóndeles él sin dudarlo, con todo su afecto, pues la vida le dio todo ello, a cientos, a miles, la ilusión de ese niño,..........


Era el sueño de un niño soñado, era un sueño de amor, era el más bello sueño soñado, rebosando clamor.


Clamor,....................

No hay comentarios:

Publicar un comentario