Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

viernes, 27 de agosto de 2010

D.Sufrimiento Pérez Martínez (SPM).







Estaba yo delante de mi ordenador, examinando mi correo, cuando en "Entradas", leo:
-Si es tan amable, venga a visitarme.Soy D.Sufrimiento Pérez Martínez, su amigo en las carreras. Vivo en la C/Paciente Santo Job,12,14 d.

-Caramba-pensé-.Por fin puedo ver al que me ayudó en esa extraña carrera en que faltaba el agua. Iré a verle para darle las gracias.

Y allí me dirigí. Para mi sorpresa, el edificio no tenía ascensor,por lo que tuve que subir, pacientemente, doce pisos.¡Con razón este señor se llama Sufrimiento...También tendría que llamarse "Paciencia".

Cuando, al fin llegué al piso 12, llamé al timbre. Me abrió un señor con gafas, de mediana estatura, de unos sesenta años, con escaso pelo blanco, y que me mitraba muy fijamente. Iba enfundado en un batín de color verde.

-Pase, pase. Venga a mi despacho.

Sentado tras una mesa algo desvencijada, leyó unas notas que tenía tomadas. Yo, sentado frente a él, al otro lado de la mesa, le escuchaba embobado.¡Qué bien hablaba!

-El sufrimiento, es una emoción....

Empezó a disertar sobre "Las virtudes morales del corredor de fondo": sufrimiento, paciencia, sobriedad, austeridad,constancia,empeño,voluntad, autoestima,motivación,...

Estuvo una hora larga hablándome del tema. Como a mi me interesaba y en mi Blog estoy poniendo trabajos al respecto, no me resultó pesada la disertación.

-Tenga muy en cuenta lo que le digo. Aplíquelo en las carreras largas, y verá qué bien le salen. Ya sabe que siempre le acompañaré.

-Gracias.Pero Vd. toma forma corpórea,¿verdad? ¿No es un espíritu?

Me miró de forma algo inquietante:

-Yo soy el que le ayudará en las carreras, recordándole siempre que tiene que sufrir. Soy D. Sufrimiento.

-Ya,ya. Eso ya me lo dijo en la carrera en que gané. Pero también hace falta entrenamiento...

-Eso es lo principal. Muchas horas de entrenamiento, y las completa con el ejercicio de estas "virtudes" de austeridad (tiene que practicarlas).

Me despedí de D. Sufrimiento, y quedamos en vernos en la siguiente carrera, el domingo próximo.

Cuando llegué a casa, comenté lo sucedido, con mi hermana.

-¿Y dices que este señor vive en la calle Paciente Santo Job?

-Sí.
-Pero si esa calle no existe...Yo nunca he oído hablar de esa calle.

-Pero si estuve allí, vive en el piso doce, sin ascensor.

Fuimos a la Oficina Municipal de Información. Nos atendió una amable señorita:

-¿La calle Santo Job,la calle Santo...?
-No, señorita, Santo Job no, "Paciente Santo Job".

Miró en un plano.

-En esta ciudad no hay ninguna calle Santo Job ni Paciente Santo Job.

-Pero si he estado allí...

-¿Y se acuerda a donde fue?

-Claro.

-Mire, pediré permiso a mis jefes y yo misma le acompañaré.

-Muchas gracias.¡Qué amable!

Y allí nos enacaminamos mi hermana, la señorita de Información y yo.¡Qué raro! En el lugar donde estaba el edificio de doce pisos, ahora únicamente existía un descampado.

-Pero so hace unas horas había un edificio muy alto.

Mi hermana y la señorita de la Oficina Municipal me miraban con los ojos abiertos como platos. Parecía, por su expresión, que pensaban que " se me había ido la bola", como se diceyvulgarmente.

Regresamos.Tras despedirme de la señorita, y de mi hermana que iba a hacer unas compras, decidí dar un paseo junto a la playa-la ciudad tenía una playa en el mismo centro, con un paseo que era todo un lujo-.Estaba concentrado en mis pensamientos, y pensando que esa "materialización" del espíritu de SPM podría haber sido un sueño mio.Pero yo realmente estuve en esa casa y vi a esa persona.

Allí en el Paseo, a lo lejos, estaba ese señor. Era él.Grité:

-¡¡¡D. Sufrimiento...!!!".

Me acercaba al hombre pero,¡qué curioso! Cuanto más avanzaba yo, más se alejaba él, y eso que parecía estar inmóvil, contemplando el paisaje marino. No podía llegar.

-¿A quién llama? -preguntó un transeúnte-i

-A ese señor de gafas que está allí,mirando al mar.

-Yo no veo a nadie.

-Sí, ese señor de gafas...

-Aquí sólo estamos Vd. y yo,señor. Estará viendo visiones.¿Se encuentra bien?

-¡Perfectamente!-contesté enfadado-. Estoy mejor que Vd.

-Bueno, bueno, no se ponga así, pero le aconsejo que vaya a un psicólogo.

-¡Al psicólogo irá Vd!

Me marché enfadado.

Aquella noche, soñé con SPM.¡Qué extraño ser! Iba adquiriendo diversas formas. En la carrera, se parecía mucho a mi, pero en su despacho parecía tener otra "corporeidad".

Me levanté de la cama. No podía dormir bien. Hacía mucho calor.

-Voy al ordenador un rato y, cuando me entre sueño, me volveré a acostar.
Miré el correo. Tenía un mensaje. Era de...¡SPM!

-Amigo mio.Le vi en la Playa,; estaba paseando. Me llamó, pero ya sabe, no sé cómo decírselo, únicamente me ve Vd. Los demás no pueden verme. Soy un "espíritu corpóreo" o una "corporeidad espiritual", según se mire.

-Sí, pero con todos los respetos, es Vd. algo pelmazo.Parece jugar conmigo, y la gente me va a tomar por loco...

-Ya verá cómo me lo agradecerá. Ahora, prepare la próxima carrera, que la va a hacer muy bien. Aplique lo dicho:"las virtudes del corredor".¿Recuerda lo quele expliqué?

-Sí, D.Sufrimiento.Me tiene que ayudar y volveremos a ser buenos amigos.

-Sí, le ayudaré, pero tiene que sufrir, sufrir, sufrir,...

Tanto me lo dice que ya me da igual sufrir, casi me gusta. Me he acostumbrado. Y desarrollo la paciencia, pues me contengo para no mandar a ese sitio... a SPM, porque juega conmigo como el gato y el ratón.

Volví a la cama y me dormí. En mi sueño, aparecía un corredor que iba pasando a unos y otros, seguido por una especie de sombra con gafas, algo muy raro.Esa sombra tenía una bolsa llena de botellines de agua.Parecía un aguador-corredor.

-Tendré que aguantar a ese pelmazo en todas las carreras,¡qué remedio! Pero si eso me da podiums y honores...

Un recuedo a SMP, y nos vemos en la próxima competición.Hsta luego, "Sufri".

No hay comentarios:

Publicar un comentario