Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

viernes, 31 de diciembre de 2010

La ilusión de correr.


Voy corriendo, salgo de mi casa dispuesto a un duro y largo entrenamiento. Aún es de noche. Se ve una luna roja allá en el horizonte, palideciendo ya y preparando en su muerte efímera, la venida del sol, pasadas las horas. Hace frio. A lo lejos, unas personas esperando el autobús mañanero, un empleado de la limpieza haciendo su labor. Unas palomas revolotean a mi alrededor, como saludándome en la quietud mañanera.... Un maullido de gato anuncia su presencia. De pronto, todo es silencio y soledad. La soledad del corredor de fondo. Estoy solo, solo con mis pensamientos, con mis ilusiones, con mis esperanzas, mis preocupaciones, mis satisfacciones...

Enfoco la larga subida hacia el castillo de San Fernando. Las puertas abiertas de un bar y unos trasnochadores canturreando, ya prestos a regresar a su casa. Suben al coche. Vuelve la soledad. Emprendo la subida al castillo, larga y dura. Veo al perro "Negrito", con su dueña. Charlo un poco con ellos. Negrito me viene a saludar y me lame la mano. Es su saludo. Le doy unas palmaditas sobre el lomo. Continúo la larga subida. Me pongo a la derecha, pues baja un coche por la ladera. Llego, por fin, a la cima, y me adentro, antes de bajar por el hipódromo, en el terreno donde estaba hace años la prefabricada en la que a lo largo de ocho cursos impartí en la Aneja clases a alumnos de ESO. ¡Qué recuerdos!: me emociono. Entro en el recinto adjunto a la Aneja y al Instituto. Paso junto al coche aparcado del conserje. Doy la vuelta a ese espacio y comienzo la bajada de 4 Kms. por el Hipódromo. Llego, por fin, tras pasar por calles y avenidas, al pie del San Fernando, en la calle Maestro Barbieri.

Hago el recrrido cuatro veces más. En la última bajada, saludo a Eulogio, un señor de 80 años que todos los dias, de 5h a 7h de la mañana, pasea por el Parque junto al Estadio de Atletismo. Hablamos un rato:

-Buenos dias, Jose.
-Buenos dias, Eulogio.
-Hace frio hoy, ¿eh?
-Sí, pero como vamos andando apenas lo notamos. Lo peor es el viento.
-¿Por qué vuelta va, Jose?
-Ya por la quinta. Ahora me dirijo a Santa Bárbara.
-Adiós.
-Adiós.

Sigo la ruta. Enfilo la interminable Avenida de Pérez Galdós, rumbo a la Plaza de Toros. Alumnos que van a coger el autobús, gente que va a trabajar. Ya la noche va iluminándose, y es el clarear del dia, el gallo cantando, la encesa de llums, el florear del amanecer alicantino, la belleza de la brisa mañanera y el efluvio del dia que reinicia su andadura.

Cuando subo por la calle Fábrica de Tabacos, llevo ya dos horas y media sobre mis piernas. Empiezo la subida a la fortaleza de Santa Bárbara, más dura que la del San Fernando. Irene y Alberto acaban de llegar, y van a dar de comer a los gatitos: Retales, Chino, Prudente, Negro, Travieso,... Cada uno de los casi ciencuenta gatitos, tienen su nombre. Están por grupos en la subida y les van dando la comida en diversos trechos. Así, de paso, hacen muy buen ejercicio. Están una media hora larga, de 8h a 8h30m. de la mañana, aproximadamente.

Empiezo la subida y los saludos: a los empleados de limpieza, a los conductores del camión de basuras, al municipal que sube en el coche al relevo de guardia, a los empleados que van a su trabajo, al ciclista que se aventura en la subida, y algún corredor aislado que hace...¡una subida y bajada!

Llego al primero , al segundo y al tercero de los patios de armas. Al tercero parece que no se llega nunca. Es una "pared". En el patio alto, el de las banderas, admiro los cañones que defendían la fortaleza de los ataques diversos: de los piratas, de los franceses, de los diveros ataques que Alicante sufrió a lo largo de la historia.

La panorámica es impresionante y entre el sonido gutural y agudo, el graznido de las gaviotas revoloteando en la fortaleza, junto a la Cara del Moro, el flamear de las banderas, el ulular del viento,... admiro una ciudad singular, especialmente bella, mi querida alicante blanca y azul, blanca de playa y azul de Mare Nostrum. Soy feliz, me siento ingrávido en mi carrera. Son momentos únicos, irrepetibles,...

Bajo la ladera. Hago el recorrido hasta el primer patio, a partir de ahora, cuatro veces más. Antes de bajar, ya para el Postiguet, me despido del agente de servicio en la entrada:

-Hasta mañana, señor agente, que tenga buen dia.
-Que tenga buen dia, señor.

Me dirijo al Postiguet. Veo las espumeantes olas cómo desembocan en la orilla marina, las gaviotas, los paseantes madrugadores y los corredores que se aventuran por esa zona.
Después, el Tiro de Pichón, y la subida por la Cantera. Bajo después la Cantera y me encamino a mi domicilio.

Paso, antes , por la zona del paseo comercial, del puerto de Levante: el Dársena, el Casino, los restaurantes del puerto...

Y vuelvo por el centro de Alicante, en la ya vorágine de la ciudad: gente que acude a ritmo febril al trabajo, estudiantes, trabajadores de las obras,... Sorteando peatones , pasos de zebra, semáforos, aprieto el ritmo, pues es ya la sexta hora. Ahora es cuando me encuentro, al fin, pletórico de fuerzas. No me siento, es como si mi espíritu flotara en el éter callejero, como un efluvio de felicidad, como una aroma de esfuerzo ilusionado. Llego a mi domicilio.

¡Qué bella es la carrera!. Qué ilusión el correr....

Soy muy feliz.

5 comentarios:

  1. Profesor en las aulas y maestro en el asfalto. D. José ha sido un placer descubrirle en este 2010. Que 2011 venga cargado de retos superados.

    ResponderEliminar
  2. José.. Muchas felicidades por esa impresionante trayectoria deportiva y por esa indestructible iusión que nos contagias en cada una de tus entradas..!! Un abrazo..!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Gonzalo y Carles: sóis formidables vosotros, mis amigos, mis buenos amigos y grandes corredores, sin duda.
    Vosotros sóis los campeones, yo soy un modesto "trabajador de la carrera", eso sí, cargado de ilusión.
    Que tengamos todos una felicísimo año 2011.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa entrada, Jose. Que bonito es leerte.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena Jose por toda tu pasada, presente y futura supertrayectoria deportiva ... todavía tengo la boca abierta. 40 km diarios ... alucino! Cual es tu secreto?

    ResponderEliminar