Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

viernes, 30 de julio de 2010

Albas sábanas, teñidas carmesí (III).La charla en Casa Roberto.








A la hora convenida, estaban en Casa Roberto, conforme lo establecido, nuestro detective Silva, Jorge y Laura (la novia de Jorge).

Comenzó Silva:

-Hola, amigos. Voy a comentaros mis pesquisas y cómo se van desarrollando los acontecimientos. Os ruego mantengáis discreción de lo que aquí hablemos.

-Sin problemas-dijo Jorge- Seremos "mudos" y "sordos". De nosotros no saldrá una sóla palabra de lo que digas.

(Laura asintió con la cabeza a las palabras de su novio).

El camarero les sirvió una "ensalada de la casa", para empezar. Silva pidió un "tanque de cerveza" ( su debilidad), Jorge pidió vino tinto de la casa y Laura, simplemente agua.

-¿Qué tomarán los señores después?-inquirió el camarero-.

El detective Silva pidió un "Solomillo al foie", Jorge Dorada a la espalda y Laura, "carnívora", unas chuletitas.

Siguieron hablando...

-Tengo al equipo investigando y por el móvil me van proporcionando datos. Requejo se está portando como un tío, el matrimonio Cano y sus hijos están estudiando antecedentes de la lista de visitantes de nuestro amigo fallecido. El Inspector Ramírez me ha dado unos primeros datos de lo averiguado por la policia judicial.

-No debemos descartar al personal del Hospital- dijo Jorge-.

-No, por supuesto-respondió Silva-.El director del Hospital Javier Lagraz, el Subdirector, Miguel Consol, los administrativos, el secretario Antonio Gómez, la enfermera jefe y su auxiliar, los amigos del fallecido que le visitaron ( fueron tres: Eugenio, Alejandro y Bartolomé), etc. Todos están siendo investigados, y miramos asimismo antecedentes médicos y hasta psicológicos. Hay algunos casos...


-Hay algunos casos...-sonsacaba Laura, curiosa, a Silva-.

-Sí-dijo Silva-. Hay algunos casos sorprendentes.Hay sospechosos que tienen antecedentes por problemas psiquiátricos y "patológcos". He consultado antecedentes académicos de los facultativos y de los enfermeros y enfermeras del Hospital; ello nos puede marcar pautas importantes.

-¿Y el doctor Requejo? - indagó Jorge-

-El doctor Requejo- contestó Silva-, es todo un investigador. Él conoce muy bien a los que trabajan en el Hospital y sabe de problemas de relaciones humanas, si se llevan bien o no...Esto es asimismo importantísimo. Además, lo que Requejo me ha dicho no hace sino confirmar lo que ya sospechaba.

-Entonces, ¿el asesino? -seguía curioseando Laura-.

-No te lo puedo decir,-dijo Silva- aunque yo ya lo sé. Tengo que preparar como una "trampa" para desenmascarar al culpable, porque si no me encuentro impotente para que la policía lo pueda detener. Bueno...O la culpable, puede ser también una mujer...-dijo Silva con una mirada enigmática y especial, también muy característica-

Y la verdad es que al detective Silva le gustaba mucho ver cómo sufrían los interlocutores, y se reía por dentro al ver que estaban en ascuas, pero no podía decir nada, aún era prematuro y podía echar al traste todo el procedimiento.

(Yo creo, amable lector que, si aún no habéis descubiertto el caso, casi, casi, lo tenéis ya, por lo que el detective Silva iba diciendo...).

El camarero retiró los platos, prácticamente vacíos, de los comensales. Hablando y hablando habían "devorado" todo con canino apetito.
De postre, pidieron los tres "macedonia de frutas", especialidad de la casa. Después, el detective Silva solicitó un café solo con un "tapón" de whisky, y Laura y Jorge pidieron un licorcito de manzana, que
venía bien para rematar la comida. ¡Ah! Laura lo pidió "sin alcohol", porque era abstemia.

Al acabar la comida, el detective Silva, tras despedirse de la pareja, se encaminó a la Comisaría de policía. Por la tarde, le esperaba el Inspector Ramírez, quien ya habría citado a los pricnipales sospechosos, para unas declaraciones e informarles de la situación de cada uno.

Pero de esto hablaremos en el siguiente capítulo.Por ahora, es suficiente. Os dejo tiempo , amables lectores, para que reflexionéis y atéis cabos. Como se dice en valenciano " a poquet a poquet", se irán descubriendo cosas...Paciencia, y buenas carreras, a los que seáis corredores, y buen ejercicio a los que no seáis corredores pero os guste poneros en forma (todos debéis y debemos ponernos en forma).

No hay comentarios:

Publicar un comentario