Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

miércoles, 28 de julio de 2010

Albas sábanas teñidas carmesí(II)-Enigma en el Hospital General.







(Continuamos con el segundo capítulo-interrumpido por mi "oleada de carreras"- de la novela policiaca "Albas sábanas teñidas carmesí".

El detective Silva, de acuerdo con su amigo el Inspector Ramírez, se personó al día siguiente del crimen, en el Hospital General.

El Inspector Ramírez había peparado todo: la policía científica hizo fotos del cadáver y de su entorno, recogió cuantas pruebas pudieran encontrar en la habitación,selló por un tiempo la habitación 222... Cualquier dato, cualquier indicio, por pequeño que fuera, podía ser relevante.

Personada la familia, se hizo cargo del cadáver, que se trasladaría al Hospital Universitario. El fallecido había dejado por escrito que sus órganos se donaran para posibles trasplantes y su cuerpo fuera objeto de disección y estudio de los alumnos de Medicina del Universitario. Todo un gesto que dice mucho de esa "educación cívica" que cada vez muestra más la gente y es una nota esperanzadora de esta nuestra deteriorada sociedad. Todo no es tan malo...

Silva y Ramírez, estaban "dominando el escenario". Dijo el Inspector:

-Que venga inmediatamente el equipo directivo del hospital, para transmitirles unas órdenes a fin de aclarar el caso.

Se personaron el director del Hospital General, el Subdirector, el señor Requejo... También estaban la enfermera jefe, Sra. Bruno , y su ayudante, la Srta. González, quienes descubrieron el cadáver.

Siguió hablando el Inspector Ramírez:

-Quiero una lista completa de todos los que en estos días han visitado la habitación 222, incluyendo familiares, amigos e incluso el propio personal del hospital.. La policía judicial me ha transmitido que dentro de poco obrarán en mi poder datos de la investigación en la habitación. Con todo ello, iniciaremos el esclarecimiento de los hechos, y tengan la seguridad de que este crimen no quedará impune. El asesino, tarde o temprano, será descubierto. No en vano tengo un magnífico equipo y... (sonriendo) también está el detective Silva, que es un sabueso para estas cosas.
Medio bromeando, se dirigió a Silva:

-Señor Silva, ¿tiene usted algún dato que pueda servir para aclarar este deceso?

La respuesta de Silva fue sorprendente:

-Me parece que lo tengo claro ya.

-Pero, ¿cómo es posible? Es inaudito, le voy a nominar para el Guinness de los récords...

Contestó el detective Silva:

-El caso está muy claro, pero tengo que demostrar las premisas y documentar la conclusiones. Ello me llevará un tiempo.

También estaba presente, como es lógico, Jorge, nuestro protagonista, con su "eterna" y guapísima novia Laura. Jorge pensó:

-Este Detective Silva... Yo creo que mejoraría hasta al mismísimo Sherlock Holmes.

Dijo Jorge:

-Mis amigos, el matrimonio Cano y su hijo Roberto, tienen ya unos datos complementarios , y el bueno del doctor Requejo, médico del Hospital y "aficionado" a la Criminología, están también trabajando.

Exclamó el Inspector Ramírez:

-Señores, ustedes nos tienen en "ascuas". ¡Vaya equipo que se ha formado!. Son tan buenos, que parece , en en el campo criminológico y detectivesco, "la selección", "la Roja". Es que vamos acelerados...

Los presentes en esta reunión no lo podían creer. Se movían inquietos.¿Sospecharían de mi? -pensaría cada uno de los presentes-.

Dijo el Detective Silva:

-Cualquiera de los que aquí están puede ser el asesino. No se confíen...Je,je,..

Esbozó una enigmática sonrisa, acariciando su barbilla en ese su gesto característico, y mirando de reojo a los que allí se encontraban, inclinó un poco la espalda-otro gesto característico-.Era evidente que cuando se ponía así es que su cerebro estaba carburando "a cien" y que sus neuronas estaban en plena actividad.
Bueno, queridos lectores. Con lo que hasta aquí llevamos escrito, casi, casi, pueden saber quién es el asesino. Les adelantaré que es un único "personaje", sin colaboración de otros, y que es "técnico en la materia", es decir, que no es ajeno a un cierto conocimiento de la Ciencia Médica....

Jorge pensó:

-¿Quién diablos-con perdón- podría tener interés en asesinar al Sr. Martínez? No hay problemas de herencia-no es persona rica-, estaba ya con salud delicada, y posiblemente en el mismo hospital, de modo natural, podría haberse muerto.¿Por qué acelerar esta muerte?. Es evidente que Silva es único, porque yo no tengo ni idea , con los datos que conozco, de qué puede haber pasado.

-El detective Silva, dijo:

-Ya en su momento, tras las pesquisas y pruebas, revelaré la solución. Pero les diré la clave, la clave es.....

Todo el mundo quedó en suspenso. Un cuchillo podía cortar la atmósfera densa....

-La clave es, laclave es....está clarísimo, EL ROJO CARMESÍ...

Los presentes fueron retirándose poco a poco. Jorge y Laura con su amigo el detective Silva, se alejarían al final de todo. Montaron en el coche del detective Silva que les llevaría amablemente a su casa.
Silva les convocó al día siguiente a comer a un conocido restaurante:

-Amigos Laura y Jorge. Mañana, os invito al restaurante "Casa Roberto", donde degustaremos un plato de sus sabrosos arroces. Allí os comentaré muchas cosas sobre este crimen. Pero eso será mañana. Ahora, id a descansar,que el día ha sido agitado e intenso.

Jorge y Laura, casi al unísono, dijeron:

-Albas sábanas, teñidas carmesí, albas sábanas, teñidas carmesí...

No hay comentarios:

Publicar un comentario