Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

jueves, 1 de julio de 2010

El detective Silva habla con los sobrinos de Jorge.






(Continúo dando "pistas" sobre "Misterio en el Maratón").

Los dos simpáticos sobrinitos de Jorge, Pepito, de 7 años, y Alicia, de 8 años, estaban deseando hablar con su tío.
-¡Tío Jorge! -exclamaron a dúo-. Tenemos muchas cosas que contarte...
-Mirad, sobrinitos, estoy muy ocupado. Si no son más que tonterías, no puedo ahora atenderos.
-No, tío Jorge- dijo Alicia, que al ser algo mayor que Pepito, parecía llevar la voz cantante-. Es muy importante. Hemos visto muchas cosas respecto al crimen...
-¡Cómo! -casi da un respingo Jorge, de la sorpresa-.¿Pero estábais ahí cuando sucedió todo?
-Claro. Estábamos jugando-dijo Pepito-, jugando en el jardín, y de pronto vimos cómo un corredor era atacado por otro corredor; le golpeó y el atleta atacado cayó al suelo. Parece que revolvió algo en su ropa y se marchó, pero antes...
-Pero antes,¿que? ¡Venga, desembuchad!- exlamó muy nervioso Jorge-.
-Pero antes...-dijo Alicia-creo que habló con un vagabundo que estaba por allí. Le entregó algo y luego el vagabundo se acercó al cuerpo en el suelo, rebuscó...y se marchó también.
-¿Y qué demonios hacíais vosotros allí?
-Jugábamos al escondite. No sabíamos todo lo que íbamos a ver. ¡Ah!-continuó Alicia- y a lo lejos había un matrimonio que creo que también vio algo.
-Ya, los Cano, dijo Jorge.
Puso Jorge los hechos en conocimiento del detective Silva, quien llamó a los niños.
-Bien, pequeños, ya vuestro tío me ha contado lo que vísteis. Ahora me lo váis a volver a contar a mi, con pelos y señales, y yo os haré unas preguntas complementarias. Es muy importante que me digáis la verdad, sin fantasías, pues sé que los niños son muy dados a la fantasía.
-¡No, señor detective!- dijo Pepito- Le contaremos todo, como al tio Jorge.¿Y usted es un detectiuve de verdad, como en las películas?
-Sí, hijos, sí, como en las películas y en las noveles. Pero no soy tan famoso como Sherlock Holmes,Marlowe, Mason o Poirot, pongamos por caso...¡Je,je! Bromeaba. ¡Claro que soy más famoso que ellos, no faltaba más!
Mientras escuchaba el relato de los niños, el detective Silva abría los ojos como platos; no podía creer lo que estaba oyendo. Ahora, su hipótesis iba a sufrir algunos cambios, no, mejor, bastantes cambios. Estaba algo desconcertado, pues entraban en acción otros personajes y no terminaba de encontrar la interconexión entre ellos.
-Bueno, niños. Muchas gracias. Os habéis ganado unos caramelos. Sacó del bolsillo unos caramelos y unos chupachups y se los dio a los peques.
-Gracias, señor Silva- dijeron a dúo-. ¡Un detective, hemos visto un detective como en el cine!....
Y se fueron tan contentos, dando saltos de alegría.
Silva quedó pensativo:
-Mmmmm... este caso se está poniendo muy interesante, y es más complicado de lo que creía. Parece que hay muchos intereses de por medio...
Se fue alejando hacia su casa. Pasaría a limpio todos los datos que iba anotando en su cuaderno de trabajo. Y después...¡Qué caray! Haría una horita de "footing", que a él también le gustaba eso del correr, y en este año se había propuesto participar en un medio maratón. Al correr como entrenamiento, se le clarificarían muchas ideas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario