Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

viernes, 2 de julio de 2010

El detective Silva ata cabos sueltos.






(Continúo, con un nuevo capítulo, la novela "Misterio en el Maratón").

El detective Silva, tenía ya muchos datos sobre el asesinato de Luis Martínez.
Por una parte, lo que le aportó el vagabundo "Trotes".

Por otro lado,información que consiguió, con grandes dificultades, del Inspector Ramírez, de la Comisaría de Policía, encargado oficialmente del caso pero que, por su mucho trabajo, apenas si podía dedicar tiempo al "caso Luis Martínez".

El señor Matas, jefe de la organización del "Iron-Man", le facilitó los nombres de los corredores, entre ellos Antonio Portillo, Luis Femenía y Miguel Salinas, que eran los mejores amigos de Luis Martínez, y que fueron vistos en numerosas ocasiones acompañando al ahora fallecido.Datos corroborados por Jorge y su novia Laura, quienes así se lo hicieron saber, igualmente, a Silva.

Los Cano, aparte de "testigos" de un sector de lo que pasó, se prestaron a ayudar a Jorge y, por ello, también a Silva. Eduardo Cano y su hijo Roberto (participante en la prueba) eran expertos en genealogía y llegaron a interesantes descubrimientos. Luis Martínez tenía un hermano, Francisco Martínez, único familiar conocido, pero que no se sabía donde tenía su paradero. Al fallecer prematuramente sus padres, los hermanos Luis y Francisco se separaron y ya no se supo más de éste. Le dieron los Cano a Silva una foto de Francisco...

-Mmmmm, ¡qué extraño!- musitó el detective Silva-.La persona de esta foto tiene un gran parecido con alguien con quien me he entrevistado, o con el que he tenido contacto durante el "Iron-Man".Pero, no puede ser. No encaja eso en mis pensamientos.¿A quién se parece?

El doctor Requejo y el médico forense, también le transmitieron los datos que poseían y sus deducciones. Creían los facultativos que a Luis le pusieron una inyección, de algún producto letal, y por eso no tenía señal alguna de violencia o de golpes recibidos en lguna parte del cuerpo. La persona que lo hizo, debía saber algo de Química, pues de no ser por lo experto que era el forense, el producto prácticamente no dejaba huellas para la autopsia.

-También recogió Silva, las aportaciones de los simpáticos Pepito y Alicia.

Se encaminó el detective al hotel "Convención".

-Por favor- dijo al recepcionista-.¿Puede llamar al señor Matas?
-Ahora mismo...¡Señor Matas! -dijo, haciendo uso de su móvil-.Venga a recepción que el detective Silva quiere hablar con usted.
-Señor Matas- dijo Silva-.Por favor, tráigame la lista de los corredores del "Iron-Man" y cuantos datos personales pueda aportarme sobre su trabajo o su profesión. Sobre todo, quiero saber si hay alguno que tenga conocimientos científicos de Medicina o de Química.
-Así lo haré , señor Silva.

Pasadas unas horas, tuvo nuestro detective una relación completa de los corredores; todo lo que el Jefe de la Organización pudo conseguir.

-Es curioso, es curioso...-exclamó "para sus adentros", Silva-. Aquí hay un corredor que es químico de profesión...Y es...Y es...

Abrió los ojos como platos. Ahora ya casi, casi, tenía el caso resuelto.

-Voy a convocar a una serie de personas, en la sala del recibidor, en el salón, del hotel. Señor Matas, no quiero que falte nadie. Mire, le doy la relación de las personas que quiero que estén. En las que de usted no dependan, yo me encargaré de llamarles.
-Así lo haré-dijo el señor Matas-. Pero no se preocupe. Deme usted la relación de todos, aunque no sean de la carrera. Teniendo sus teléfonos yo les llamaré, de su parte.¿Para cuándo les cito?
-Para dentro de dos días,a las 19horas, para que dé tiempo a que, los que hayan corrido o con ellos tengan algún vínculo, puedan estar presentes sin problemas.

Mientras se dirigía a su despacho, el detective Silva esbozaba una sonrisa especial. El caso lo tenía resuelto, y el desenlace lo comunicaría a los presentes en el salón. Por eso, tendría que estar también, como invitado, el Inspector Ramírez y un retén de la policía, a fin de que, si fuera necesario, se efectuaran las detenciones
preventivas o el "habeas corpus" respecto a los presentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario