Páginas vistas en el último mes

AÑADIR NUEVAS PÁGINAS AUTOMATICAMENTE CUNDO SE PUBLIQUEN

lunes, 19 de julio de 2010

Mis estudios de Infantil y Primaria.







Lejanos y borrosos son los recuerdos de mi primera infancia. Nací en Tetuán (Marruecos), zona del protectorado español, hijo de padres españoles. Mi padre, funcionario, allí estaba destinado.Nací el 10 de marzo de 1944 (Piscis).A los tres años, me hicieron una prueba en el Colegio de los Hermanos Marianistas de Tetuán y me admitieron en Infantil (las edades eran de 4 y 5 años, por lo que fui un año adelantado a los demás).Allí hice también el primer año de Primaria.
Con siete años, destinaron a mi padre a Alcoy (Alicante) y en el Colegio de los Padres Salesianos cursé la enseñanza primaria. Con diez años hice el llamado "Examen de Ingreso" que permitía entrar con esa edad, si se superaba el examen, en 1º de Bachillerato Elemental. El Bachillerato Elemental comportaba cuatro años de estudios y al final del mismo había que superar una fortísima Reválida de Grado Elemental.
Pues bien. En los Marianistas tuve varios profesores, siendo el tutor D. César, una excelente persona, bonachona y cariñosa y muy buen profesor.
Recuerdo los palotes, la caligrafía inglesa (obligatoria, para mejorar la letra), la Enciclopedia Álvarez (donde teníamos todos los conocimientos concentrados en un tomo) ,un pequeño tratadito de Urbanidad y el Catecismo del Padre Ripalda. Esos eran básicamente los instrumentos de aprendizaje en infantil y Primaria.
En Marianistas, nos ponían unas láminas muy grandes y bonitas, a todo color, y nos explicaban de forma amena la Historia Sagrada. Con un larga regla, señalaba el profesor escenas de la expulsión del paraíso, la creación del mundo, el diluvio universal,...La verdad es que no sé si eso servía para algo pero era muy entretenido. Con cuatro años ya leía bastante bien y con cinco apenas si tenía faltas de ortografía. Mis padres, me pusieron en Tetuán una "profesora particular", Anita, que en mi domicilio de las Casas Bloques me daba por la tarde clase de ortografía, lectura, catecismo,... Era muy simpática y creo recordar su fisonomía. Era muy joven y una belleza morena, dotada además de gran simpatía y dotes naturales para la enseñanza.
En los Marianistas nos repartían gratuitamente cada mes un tebeo muy interesante, a todo color, que se llamaba "Trampolín",y creo recordar que allí ponían los primeros dibujos de los que luego serían los famosos "Zipi y Zape".
En los Salesianos de Alcoy pasé por varias clases (3º,4º y 5º de Primaria). Recuerdo a los profesores: D. Jerónimo ( que luego se haría Salesiano), D. Pedro ( el Prefecto), D. José María Mir Brugada, el director del centro. Era un centro privado pero recibía ayuda estatal y municipal, por lo que casi era de funcionamiento público. Allí estudiaban muchos de los hijos de los trabajadores de las fábricas textiles que proliferaban por esa época en Alcoy ( después, vendría una crisis).
La enseñanza de Primaria era muy exigente. Nos pedían saber las capitales de todos los países, principales ríos de los países, orografía e hidrografía de España,historia de España, nombres de los planetas del sistema solar y...¡la lista de los reyes godos! Leovigildo, Recaredo, Recesvinto,...¡Horreuuur!.
Las conjugaciones verbales había que dominarlas. Presente de indicativo del verbo ser, pretérito perfecto del verbo amar,... Si fallábamos más de la cuenta teníamos que ir a clase el sábado ( ese día se dedicaba al Oratorio Festivo, pero los "castigados" antes tenían que aprender lo que fallaron el viernes). Si no, sin cine ni teatro.¡A espabilarnos!
Era una enseñanza algo dura, con el lema de "la letra con sangre entra". Yo,afortunadamente, no tuve muchos castigos pues era buen estudiante y muy disciplinado, así como respetuoso con los profesores (ahora que lo pienso, acaso fuera un poco "pelotilla").
Vivíamos en Alcoy en las Casas de San Roque, en un barrio muy típico de allí, donde el alma era D. Cirilo, el párroco de la iglesia de San Roque y una institución en la población.También me acuerdo de las fiestas de moros y cristianos, extraordinarias. Intercambiábamos los alumnos estampas de las diferentes comparsas. También coleccionábamos cromos de "La guerra de Corea", que eran los que estaban de moda. En los kioskos nos comprábamos "sobres-sorpresa" que tenían de todo un poco: chuches, tebeo de "Hazañas Bélicas" o tebeos de Walt Disney-Dumbo, Mickey, Pato Donald,...-).
Estas son solamente unas pinceladas de mis primeros años, que naturalmente podrían completarse con muchas más anécdotas, recuerdos y acciones. Por ejemplo, la playa de Tetuán era Río Martín, arenal inmenso semejante a lo que en Alicante era la Playa de San Juan.Allí iban a veranear los tetuaníes. Un pueblecito llamado Xauen , cerca de Tetuán, tenía una clínica muy completa. Allí me operé con seis años, de amígdalas, y recuerdo que en la habitación donde me instalé había un gran "cazamariposas", que no sé que pintaba en esa habitación. Fui una segunda vez , también con mi padre, José, para unos problemas de irritación ocular.
En cuanto al deporte, me gustaba montar en bicicleta y participé en gymkhanas, ganando trofeos. Una vez me caí y me hice una gran brecha en la frente, pues se me clavó un pedal. Esa señal me duró mucho tiempo pero ahora, por la edad, ya está totalmente borrada.La bicicleta era mi afición en Tetuán y Alcoy, y de haber continuado sería ahora un buen ciclista e incluso podría participar en esos "duatlones" que ahora están tan de moda.

2 comentarios:

  1. Menuda memoria, amigo José

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Trapatroles.Se trata de evocar recuerdos, pero estos están muy difusos en un pasado lejanísimo. Gracias por tus comentarios.¿Cómo te encuentras? A ver si nos vemos pronto en estas competiciones que tanto nos gustan. Saludos cordiales.Jose,

    ResponderEliminar